Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno traslada 300 inmigrantes a la Península desde el CETI de Melilla

Cuatrocientos inmigrantes logran saltar la valla en MelillaGTRES

Unos 300 inmigrantes han sido trasladados esta semana a la Península, en aviones fletados por el Ministerio del Interior, para aliviar la situación del Centro de Estancia Temporal de Inmigrantes (CETI) de Melilla después de que la cifra de acogidos alcanzara los 2.400 tras entrar 500 subsaharianos saltando la doble valla este pasado miércoles, cuando su capacidad óptima es de 480.

Según han informado a Europa Press fuentes policiales, el envío de estos 300 inmigrantes se ha hecho en tres grupos, uno en la misma jornada del miércoles de 150, otro de 100 el jueves y un último de más de medio centenar el viernes.
La decisión de los traslados se tomó durante la visita urgente que giró el mismo miércoles a Melilla el secretario de Estado de Seguridad, Francisco Martínez, y tras dar el visto bueno el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz.
El 'número dos' del Ministerio del Interior suspendió un viaje que tenía previsto a Baleares para desplazarse a la ciudad española del Norte de África al tener conocimiento de la avalancha, una de las más importantes de la historia de la valla, y ver 'in situ' por dónde accedieron los 'sin papeles'.
Con estas salidas se descongestiona la situación del CETI, aunque aún se cuadriplica la capacidad óptima del centro de acogida, si bien las citadas fuentes policiales han señalado que las extraordinarias van a continuar estos días, unos para acogida por ONGs y otros para su ingreso en régimen cerrado en Centros de Internamiento de Extranjeros (CIE) en los casos en los que existen posibilidades de repatriación a sus países de origen. Si en 60 días no se les puede devolver a sus países, abandonan el CIE, quedando en España en situación irregular.