Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno vasco pide que las palabras del Ejecutivo del PP sobre transferencia de prisiones se concreten en hechos

Se muestra dispuesto a colaborar, si es necesario, en un desarme de ETA, siempre que sea "un proceso con garantías y en un plazo corto"
El secretario de Paz y Convivencia del Gobierno vasco, Jonan Fernández, ha pedido que las palabras del secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, sobre la posibilidad de la transferencia de prisiones se concrete en hechos y se desarrolle "una vía del acuerdo en una política penitenciaria adecuada" a la realidad que se vive. Además, ha indicado que el Ejecutivo está dispuesto a colaborar, si es necesario, en un desarme de ETA, siempre que sea "un proceso serio, con garantías y en un plazo corto".
En una entrevista concedida a Onda Vasca, recogida por Europa Press, Fernández cree que, en materia de presos, se tienen que producir cambios en esta legislatura. En este sentido, ha señalado que les "sonó muy bien" que el secretario de Estado de Seguridad, José Antonio Nieto, dijera que se estaba más cerca de la transferencia de prisiones y animara a generar "un clima adecuado" para tratar cuestiones como las competencias penitenciarias.
"Lo lógico sería abrir un proceso de diálogo entre el Gobierno español y las instituciones vascas para tratar estas cuestiones, para desarrollar un camino compartido, entre otras cosas, en política penitenciaria", ha manifestado.
En su opinión, "eso no ha sido posible hasta ahora, al menos en la última legislatura, y parece que no tiene sentido". "Lo que tendría sentido es que esas palabras del secretario de Estado de Interior tuvieran ahora una continuidad en hechos concretos y pudiéramos desarrollar la vía del acuerdo en una política penitenciaria adaptada y adecuada al momento en el que estamos viviendo", ha explicado.
SARA MAJARENAS
Además, ha señalado que es "muy importante" el caso de Sara Majarenas, presa de ETA a la que la Audiencia Nacional ha concedido el segundo grado para que pueda vivir con su hija, apuñalada por su padre. Para ello, la reclusa se ha desvinculado de ETA y la violencia, y ha reconocido el daño causado.
"Ha sido un precedente, un modelo digno de ser tenido en cuenta porque ha habido muchas personas, instituciones y organizaciones políticas que han colaborado, desde la discreción, para que esto fuera posible. Hay que reconocerlo y agradecerlo, el haberlo hecho discretamente, sin pretender nadie ponerse una medalla, y haber empujado en una dirección que era de justicia en el puro sentido humanitario", ha indicado.
Asimismo, ha destacado "el esfuerzo de la propia presa, que dio pasos en la línea también de lo que es el sentido común, tratar de cumplir con algunas de las exigencias que plantea la legalidad penitenciaria". "En ese sentido, yo pongo en valor esta experiencia porque señala cuál puede ser el camino del futuro", ha apuntado.
DESARME Y DISOLUCIÓN DE ETA
Jonan Fernández cree que "tiene mucha importancia, desde todos los puntos de vista", el hecho de que ETA todavía no se haya desarmado ni haya procedido a su disolución. "Desde el punto de vista simbólico, desde luego, tiene mucha importancia porque la desaparición de ETA significaría pasar definitivamente la página de esta historia y sería el punto de inflexión".
Además, considera que esto también tiene influencia en cuestiones concretas porque para las propias víctimas que han padecido el terrorismo de ETA sería "muy importante". También cree que "tendría un valor muy importante a la hora de analizar los cambios de política penitenciaria o las políticas de memoria".
"Estamos trabajando en esa dirección, queremos impulsar un final ordenado de la violencia. Esto implica que es muy importante que ese final ordenado contenga un elemento de voluntariedad, es decir, que el final de ETA se dé no solo porque ha sido impuesto por la realidad de la acción social, institucional, policial o internacional, sino porque hay una decisión voluntaria que ha llevado a ese final", ha apuntado.
A su juicio, "ese elemento de voluntariedad ofrece un factor de garantía de cara al futuro y a la no repetición por el que hay que trabajar".
El Secretario de Paz y Convivencia ha recordado que el Gobierno vasco, "durante dos años largos", ha insistido en su oferta para canalizar el desarme, pero ha "visto y comprobado que ETA no quería esa colaboración". "Y, en este momento, la posición que ha expresado el Gobierno es que la cuestión ya no es si ETA acepta o deja de aceptar la propuesta del Gobierno vasco, sino que ETA se desarme cuanto antes, que canalice cuanto antes esa vía de desarme", ha indicado.
Tras señalar que, si el Ejecutivo vasco colaborará si es necesario, Jonan Fernández ha precisado que "siempre que sea un proceso serio, con garantías y en un plazo corto".
PONENCIA DE MEMORIA Y CONVIVENCIA
A su juicio, "para construir bien el futuro, es importante decir lo que ocurrió en materia de vulneraciones de derechos humanos, y no solo decir lo que ocurrió, sino hacer una reflexión crítica sobre lo que ocurrió para que tenga algún efecto sobre el presente y sobre el futuro".
Por ello, el Gobierno vasco trabaja en varios ámbitos, y ha destacado, en este sentido, que para las víctimas de diferentes organizaciones terroristas, "tienen mucha importancia los atentados, el esclarecimiento de lo ocurrido o el desvelamiento de la verdad".
"Vamos a seguir tratando trabajando en esa línea porque es un derecho de las víctimas, el derecho a la Justicia, o como mínimo, a la verdad", ha añadido.
Asimismo, ha explicado que "enfrentarán cualquier vulneración de derechos humanos que se haya podido producir, por ejemplo en el caso de la tortura". En esta línea, ha recordado que el Gobierno vasco encargó una investigación hace más de dos años al Instituto Vasco de Criminología, dirigida por Francisco Etxeberria, que se prevé que culmine antes de finalizar este año.
"Se está trabajando con discreción y con seriedad porque todas las víctimas de los derechos humanos tienen que tener un tratamiento de desvelamiento y de reflexión crítica de lo ocurrido", ha destacado.
Jonan Fernández ha recordado que todas estas cuestiones son parte de "una agenda pendiente, del pasado". "Tenemos que abordar esta agenda, tenemos que resolver los problemas de esta agenda pendiente del pasado", ha dicho.