Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno catalán delega a Barcelona las competencias del Puerto Olímpico de cara a la nueva gestión de 2020

El teniente de alcalde aboga por "repensar el modelo de ocio" de la zona y potenciar su relación con la ciudad
El secretario de Infraestructuras y Movilidad de la Generalitat, Ricard Font, y la teniente de alcalde de Urbanismo de Barcelona, Janet Sanz, han firmado este viernes el protocolo de colaboración por el que el Govern delega al consistorio las competencias de gestión del Port Olímpic, cuya concesión actual termina en 2020.
"Ahora nos falta consensuar y concretar el asunto para que en 2020 tengamos la mejor gestión del Port Olímpic que la ciudad, los vecinos y los barrios se merecen", ha destacado en declaraciones a los medios la teniente de alcalde, que ha abogado por repensar el modelo de ocio de la zona de la infraestructura, en la que sostiene que se debe ejercer un fuerte liderazgo público.
Con el acuerdo, el Ayuntamiento podrá definir el modelo, los usos ciudadanos y los espacios públicos del Port Olímpic, del que la Generalitat conserva la titularidad y mantiene las funciones de inspección y del régimen sancionador, por lo que "no significa que la Generalitat se desentienda", según Font.
Sanz ha asegurado que cuentan con "el tiempo suficiente para abordar de forma coordinada con restauradores, las actividades que se desarrollan en la zona, los vecinos y las administraciones" el futuro modelo y gestión del Port Olímpic, que debe ser un espacio de relación con la ciudad, según ella.
El Ayuntamiento se compromete a llevar a cabo las obras de mejora de la infraestructura para una mayor integración del Port Olímpic en la ciudad y los barrios del entorno, con inversiones vinculadas a la infraestructura: "Sabemos que en este espacio deben pasar urbanísticamente cosas distintas, para no generar problemas de seguridad o de las propias actividades que ahí se realizan", ha dicho Sanz.
Ambas administraciones se han comprometido a constituir un grupo de trabajo en el plazo de un mes para definir el calendario de ejecución de las medidas previstas y la redacción de un plan director del Por Olímpic, que establecerá actuaciones en la infraestructura ---para mejorar su conectividad y accesibilidad--, de actividades y usos, y del régimen de utilización y explotación de las instalaciones para garantizar su viabilidad económica.