Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gobierno vasco ve fuera de lugar sancionar a los clubes por "una decisión de sus aficiones"

Pitada al himnocuatro.com

El Gobierno vasco ha considerado que está "fuera de lugar" y es "un error" pretender sancionar a Athletic y FC Barcelona por "una decisión de sus aficiones", en referencia a la pitada al himno español en la final de la Copa del Rey.

Según ha informado el Ejecutivo vasco en un comunicado, ha defendido que se está ante una "cuestión socio-política que merece otras reflexiones y concienciación en los ámbitos político-institucionales y sociales".
Se ha referido al anuncio de que este lunes la Comisión Estatal contra la Violencia, el Racismo, la Xenofobia y la Intolerancia en el Deporte, se reunirá para estudiar la pitada al himno español en la final de la Copa del Rey que enfrentó este sábado al Athletic Club y al FC Barcelona.
Ha destacado que el Gobierno vasco es y será siempre "partidario del respeto institucional", en todos sus ámbitos y en todas sus manifestaciones y expresiones, también entre las propias instituciones.
Ha defendido que llevar al Comité Antiviolencia la expresión de la pitada al himno español como posible causa de sanción al Athletic Club de Bilbao y al Barcelona C.F. está "fuera de lugar".
"No tiene sentido, es más, es un error pretender sancionar a los clubes por una decisión de sus aficiones para ya sea expresar una opinión de crítica sobre la situación política o sea porque se ha instalado en gran parte de la sociedad un hábito que no es compatible con el respeto institucional en las manifestaciones públicas sociales", ha añadido.
"Provocaciones vertidas"
En este contexto, ha remarcado que "bien harían" los responsables de las instancias deportivas dependientes del Gobierno español como de la Liga de Fútbol Profesional en "analizar las provocaciones vertidas por representantes institucionales, y no de las instituciones vascas ni catalanas, desde que se supo qué clubes de fútbol disputarían el partido de la final de la Copa del Rey y dónde se podría disputar".
"No es el camino de la urgencia en la amenaza a los clubes el modo de abordar una cuestión socio-política que merece otras reflexiones y concienciación en los ámbitos político-institucionales y sociales", ha finalizado.