Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Los críticos con la Gestora del PSOE critican pero acatan el calendario del Congreso

Los apoyos a Pedro Sánchez escasean y algunos dirigentes próximos creen que no se presentará a las primarias
Los dirigentes socialistas críticos con la Gestora han criticado este sábado que el Congreso federal del partido no vaya a celebrarse hasta junio, pero han acatado el calendario, que ha sido aprobado por el Comité Federal con sólo cinco votos en contra.
Aunque en sus intervenciones ante sus compañeros han insistido en que, en su opinión, el partido debería tener una nueva dirección elegida en abril, después no se han desmarcado en la votación ni han forzado que se sometiera al Comité Federal la propuesta alternativa a la dirección que ha presentado el exdirigente de Izquierda Socialista José Antonio Pérez Tapias.
Pérez Tapias ha sido el único que ha presentado un calendario distinto al ofrecido por la Gestora, que sitúa las primarias en mayo y el Congreso los días 17 y 18 de junio. Su oferta consistía en hacer primarias el 6 de marzo y el Congreso los días 8 y 9 de abril.
SÓLO CINCO PERSONAS VOTAN EN CONTRA DEL CALENDARIO
Sin embargo su iniciativa ni siquiera se ha sometido a votación. El presidente de la mesa, el eurodiputado José Blanco, ha anunciado que se votaría la propuesta de la Gestora y ha preguntado si algún compañero estaba en contra de ella, ante lo que sólo han respondido cinco personas, desmarcándose de ese calendario.
Previamente, los críticos sí han cargado contra la Gestora y sus planes en sus intervenciones. Según fuentes socialistas, la líder del PSOE de Madrid, Sara Hernández, ha lamentado que el PSOE lleva 100 días "sin liderazgo" y "empeñado en retrasar sus decisiones".
Además, como han hecho sus compañeros críticos, ha defendido que las federaciones deberían tener más tiempo para poder hacer sus congresos regionales y provinciales antes del verano, ya que les quedará poco margen después del 17 y 18 de junio.
En el mismo sentido la presidenta de la Gestora del PSOE gallego, Pilar Cancela, ha explicado en declaraciones a los periodistas que ella era partidaria de "adelantar lo máximo posible" las primarias y el Congreso por esta razón y ha advertido de que las elecciones municipales "no quedan tan lejos".
En cualquier caso, la socialista gallega ha dicho que confía en que, pese a la "escisión" que vive el partido que hará que "las heridas tarden un poco más en curar", el Congreso federal será "un paso cualificado" en esa dirección. Asimismo, ha reclamado que "se hable menos" de palabras como "lealtad o compañerismo" y "se pongan más en práctica".
Por su parte, el secretario general del PSOE-RM, Rafael González Tovar, ha defendido que si "daba igual que fuera dos meses antes que dos después", hubiera sido mejor que se celebrara "dos antes" porque eso permitiría "salir reforzados".
"No era cuestión de montar batalla por una fecha, pero la interinidad de la Gestora no se puede perpetuar, porque es evidente que nos debilita y no hay cuestiones de peso para que sea dos meses después", ha remachado, en declaraciones a los medios.
MEDIA Y ARMENGOL, LAS MÁS DURAS
Según varios miembros del Comité Federal, las más "duras" han sido la secretaria general del PSE, Idoia Mendia, y la presidenta de Baleares, Francina Armengol. La líder de los socialistas vascos ha advertido de que un adelanto electoral sorprendería al PSOE "sin ejecutiva, proyecto ni liderazgo".
"No creo, sinceramente, que el Partido Socialista pueda afrontar estos debates con fuerza y confianza desde una dirección provisional. La provisionalidad en la que estamos sumidos nos está restando fortaleza y credibilidad en los debates públicos que estamos viviendo", ha asegurado.
Por su parte, Armengol ha cuestionado la voluntad de diálogo del presidente de la Gestora, porque, ha recalcado, ella ha pedido reuniones que no se han producido. A su juicio, Fernández no está ejerciendo el papel neutral que le correspondería como presidente de una dirección provisional.
Ademas, los críticos también han coincidido en defender que el PSC no puede quedar fuera de las primarias, una opción que se estaría valorando en el marco de la revisión de sus relaciones, como consecuencia de la ruptura de la disciplina de voto en la investidura de Mariano Rajoy.
Lo que no ha habido ha sido un pronunciamiento unánime de este sector a favor del ex secretario general Pedro Sánchez. Según fuentes socialistas, una miembro del Comité Federal ha defendido que la "lealtad" que reclama el presidente de la Gestora no se le dio al exlíder, que "siempre" se sometió al Comité Federal.
Pero al margen de ésta y otra intervención similar, no ha habido grandes reivindicaciones de su papel ni llamamientos a que vuelva a presentarse. Una dirigente que formó parte del círculo próximo de Sánchez ha explicado que no cree que vaya a intentar recuperar la Secretaría General.
A juicio de esta socialista, el sector afín a Sánchez se mantendrá unido en la candidatura que se enfrente a la presidenta de la Junta de Andalucía, Susana Díaz, si finalmente da un paso al frente. En concreto, ha apuntado que el exlehendakari Patxi López podría encarnar los valores del proyecto que les unía en torno a Sánchez.