Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'Génova' quiere asumir más peso de campaña en las autonomías perdidas

Sede nacional del Partido Popular en la calle Génova de MadridEFE

El Partido Popular busca la fórmula para impulsar su candidatura en las próximas elecciones generales, y quiere asumir un mayor peso en las campañas electorales de las comunidades autónomas que peor paradas han salido de las elecciones del 24 de mayo. A pesar de querer reforzar las estructuras territoriales, la dirección nacional ha dado la orden de que no se celebre ningún congreso regional hasta 2016, aunque algunos, como José Ramón Bauza, quieren celebrar ya los congresos.

La dirección nacional del PP está buscando fórmulas para asumir un mayor protagonismo en la campaña de las generales en aquellos feudos en los que han retrocedido electoralmente y han perdido el gobierno de la comunidad, como ocurre en Baleares, Aragón o la Comunidad Valenciana, según han asegurado a Europa Press fuentes 'populares'.
Se trata de reforzar las estructuras territoriales de esas comunidades para que haya más caras visibles del partido que acompañen a Mariano Rajoy durante su periplo electoral. Los Estatutos del PP incluyen mecanismos que permiten a 'Génova' tener un mayor control sobre las organizaciones dependientes, han indicado las fuentes consultadas.
Tanto el balear José Ramón Bauzá y el valenciano Alberto Fabra como la aragonesa Luisa Fernanda Rudi anticiparon dos días después de las elecciones del 24 de mayo que dejarían sus cargos al frente del partido y no se presentarían a la reelección en sus respectivos congresos regionales.
Sin congresos hasta 2016
'Génova' ha dado la orden de que no se celebre ningún congreso antes de las generales, consciente de que no les conviene abrir tensiones internas por el control del PP en cada territorio a pocos meses de unas elecciones a nivel nacional.
La propia secretaria general del PP, María Dolores de Cospedal, lo recalcó varias veces la semana pasada durante una reunión interna con secretarios regionales y presidentes provinciales para hablar de pactos postelectorales y de la preparación de las generales. "No es momento de originalidades ni de congresos", dijo, apelando a la unidad de todo el PP.
Por lo tanto, los rostros nuevos del PP en Baleares, la Comunidad Valenciana o Aragón no se conocerán hasta 2016. Tanto Rudi como Fabra se han comprometido a seguir siendo presidentes del PP en sus autonomías hasta esos cónclaves.
Bauzá quería hacer un congreso extraordinario en Baleares este mismo verano para ceder el testigo después de ser desbancado del Gobierno de las islas por un partido de izquierdas, pero 'Génova' ya ha dejado claro que no lo habrá hasta después de las elecciones generales.
En el caso de Madrid, antes de las municipales, la dirección del PP acordó con Aguirre que si era elegida alcaldesa de la capital dejaría la presidencia del PP de Madrid para poder dedicarse en exclusiva al Ayuntamiento. Sin embargo, ella misma dijo públicamente que si perdía la alcaldía se quedaba al frente del partido. Ese debate interno queda, por lo tanto, relegado por el momento hasta el próximo año.
Lo que dicen los estatutos
Los Estatutos del PP señalan que el Comité Ejecutivo del PP tiene facultad para "elaborar los programas de acción preelectoral y electoral y delegar, si lo estima oportuno, en la comisión creada al efecto el ejercicio de las competencias de organización y ejecución de la campaña electoral".
Esas reglas internas indican además que los comités ejecutivos tienen competencia para aprobar "las modificaciones, supresiones o refundaciones que afecten a la organización y funcionamiento interno". De hecho, pueden nombrar comisiones que gobiernen "transitoriamente algunas de las organizaciones territoriales dependientes de ellas, siempre que se aprecien graves circunstancias que así lo aconsejen". La transitoriedad no podrá exceder de seis meses.