Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Generalitat Valenciana recurrirá la suspensión cautelar de su decreto de plurilingüismo

El conseller de Educación valenciano, Vicent Marzà, ha avanzado este miércoles que su departamento recurrirá la decisión del Tribunal Superior de Justicia de la Comunitat Valenciana (TSJCV) de suspender cautelarmente el decreto de plurilingüismo en enseñanza no universitaria, aunque ha insistido que está "tranquilo" porque el texto cuenta con el aval del Consell Jurídic Consultiu, la Abogacía de la Generalitat y el Ministerio de Educación.
Así lo ha indicado Marzà a los medios de comunicación, tras una comparecencia en las Corts, al ser preguntado sobre la decisión del TSJCV de suspender cautelarmente el Decreto de la Generalitat sobre plurilingüismo en la enseñanza no universitaria y aceptar, de esta forma, la petición que había realizado la Diputación de Alicante en el recurso que interpuso contra esta norma al considerar que "discrimina" a parte del alumnado.
Al respecto, Marzà ha recordado que se trata de un "procedimiento" y no de una "sentencia firme" por lo que su departamento presentará un recurso contra esta decisión del Alto Tribunal al "no estar de acuerdo" con ella, ha señalado.
El titular de Educación se ha mostrado tranquilo y ha defendido que el decreto "está fundamentado, tiene base pedagógica y jurídica y cuenta con el aval del Consell Jurídic Consultiu (CJC), la Abogacía de la Generalitat y del Ministerio de Educación". "Ahora tranquilidad y a cpntinuar hacia adelante con todos los procesos tal y como estaban hasta ahora", ha señalado.
Preguntado sobre si esta decisión del TSJCV no supone una "parálisis" en la aplicación del texto, Marzà ha insistido en que la decisión del tribunal no es de aplicación directa porque la sentencia "no es firme", por lo que su departamento cuenta con cinco días para recurrir como así lo hará.
"Vamos a defender nuestra posición que está avalada por el CJC, la Abogacía y tiene base jurídica por lo que no tenemos ningún problema en defenderlo y estamos tranquilos. Fundamentaremos nuestra defensa porque si no estuviera bien fundamentada jurídicamente no hubiera pasado los filtros que ha pasado", ha subrayado.