Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Gemma Montull sobre su vida tras estallar el caso: "Cada día escupitajos a la puerta"

"Nadie se muere por ir a la prisión pero no tengo por qué ir"
La exdirectora financiera del Palau de la Música Gemma Montull ha relatado al tribunal en su último turno de palabra los ataques sufridos desde que en 2009 estalló el escándalo del expolio, que le llevaron a cerrar una tienda en El Masnou (Barcelona) porque cada día tenía "escupitajos en la puerta".
"En 2012 abrí una pequeña tienda en El Masnou y tuve que cerrarla el año pasado porque era muy difícil convivir con esta realidad cada día. Socialmente es muy duro", ha explicado este viernes en la última sesión del juicio, que ya ha quedado visto para sentencia.
Ha lamentado que tanto ella como su familia hayan sufrido en numerosas ocasiones insultos, que la llevaron a decidir cambiar dos veces de domicilio porque "la situación con los vecinos era insoportable".
En una ocasión, estando en el supermercado, una persona se acercó y le espetó: "¿Para qué llenas el carro si de aquí a dos días estarás en prisión".
Precisamente entrar en la cárcel es lo que quiere evitar y, por eso, antes del juicio pactó con el fiscal confesar el desfalco de la institución cultural y también que CDC usó el Palau para cobrar de la constructora Ferrovial lo que, según la acusación, eran comisiones ilegales por concesión de obras.
Gemma Montull ha explicado un tercer episodio, ocurrido en un local del barrio barcelonés de Pedralbes, donde le dijeron: "Tú eres una ladrona. Tú no has de estar aquí".
"NO ESTÁN TODOS"
En declaraciones a los medios tras concluirse el juicio, Gemma Montull ha asegurado: "No tengo ningún miedo de ir a prisión, tengo plena confianza en la justicia. Nadie se muere por ir a la prisión, pero no tengo por qué ir a la prisión".
Respecto a la falta de control en el Palau por parte de los órganos responsables, ha dicho: "Ha quedado muy dicho aquí dentro --en alusión al tribunal-- que no están todos los que tendrían estar probablemente".
Ha asegurado que acatará lo que la justicia decida sobre su padre, Jordi Montull, y ha pedido justicia: "Y que podamos todos volver a nuestras vidas y que todo esto se olvide".