Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

García-Margallo apuesta por la "cosoberanía" de Gibraltar y advierte de que salir de la UE "es un mal negocio"

El exministro pide una política "auténticamente europea y común de seguridad" para combatir el terrorismo internacional
El exministro de Asuntos Exteriores y Cooperación José Manuel García-Margallo ha apostado este miércoles por la "cosoberanía" de Reino Unido y España en Gibraltar y ha advertido a los gibraltareños de que salir de la Unión Europea "es un mal negocio".
Así lo ha asegurado en declaraciones a los medios de comunicación tras impartir en Zaragoza la conferencia 'El mundo hoy', en el marco de un nuevo desayuno informativo del Foro ADEA, acto que han presentado el director de Cadena Cope Aragón, Ángel Herrero, y el presidente de ADEA, Salvador Arenere.
Tras la victoria del Brexit, el exministro ha estimado que existe "una oportunidad" única desde 1713 para avanzar en el contencioso de Gibraltar, que tendrá que salir de la UE "en el mismo momento en que Reino Unido salga" y ha advertido de que el Peñón no forma parte "de las negociaciones entre la UE y el Reino Unido, porque la jurisprudencia europea dice con claridad que Gibraltar no forma parte del Reino Unido".
"Eso quiere decir que la pelota vuelve al terreno del que no debería de haber salido nunca, que es una negociación bilateral entre Reino Unido y España", ha apuntado García-Margallo, al indicar que es necesario convencer al Reino Unido "de que tiene que ayudarnos a seducir a la población gibraltareña" y, además, "seducirlos nosotros".
Ha opinado que el Gobierno de España defenderá la "cosoberanía durante un periodo determinado de tiempo entre Reino Unido y España", de forma que ambos países lleven conjuntamente cuestiones como las relaciones exteriores, "que es la condición para que Gibraltar esté en el mercado interior"; defensa o la gestión de fronteras.
Se tendría que establecer un "estatuto personal" que permitiera a los gibraltareños "adquirir la nacionalidad española sin perder la británica" y un Estatuto de Autonomía, "que está previsto en la Constitución española, y el establecimiento de un régimen económico especial".
REVITALIZAR LA ZONA
También ha estimado que deberá implantarse un plan integral de revitalización de la zona del Campo de Gibraltar, que convierta este espacio en "una gran zona franca" que incluiría Algeciras, Ceuta y Gibraltar, dando a los españoles "que no tienen más remedio que ir a trabajar a la Roca una alternativa".
"Esa es la única solución viable", porque en caso contrario Gibraltar "se queda fuera del mercado interior, de la Unión Europea, sin acceso al mercado europeo y su nivel de vida, que es el cuarto más elevado del mundo, corre peligro y eso lo conocen perfectamente".
Por ello, ha recomendado a los gibraltareños que "comiencen a entender que esto va en serio" y ha emplazado a explicar "las bondades de la fórmula" de la "cosoberanía", a revitalizar la zona "para que vean que están en España, que la UE es un buen negocio y que quedarse fuera de la UE y de España es un mal negocio".
TERRORISMO INTERNACIONAL
Por otra parte, José Manuel García-Margallo se ha referido al terrorismo internacional y a la acción de Daesh, al advertir de que "van a desplazarse a otras zonas como ya lo están haciendo y una de las zonas a las que se van a desplazar es la que tenemos enfrente de casa".
Así, ha expresado su preocupación por el norte de África "porque son territorios muy bastos, muy poco controlados y donde ya hay movimientos terroristas", recordando que España ya ha sufrido secuestros de ciudadanos españoles por parte de Al Qaeda en las zonas de Magreb y Somalia.
"Aumentarán los atentados en Occidente", ha vaticinado, al observar que "ellos necesitan cuota de pantalla y a medida que la pierdan en los frentes de combate, en Mosul o Alepo, tendrán que recuperarla cometiendo atentados en occidente".
En este punto, ha recordado que en los países occidentales ya se han podido ver dos tipos de atentados. Por un lado, "atentados muy bien organizados, como el de París en Bataclan, dirigido desde Bruselas, atacando primero un estadio de fútbol para distraer la atención de las fuerzas de seguridad; después en la entrada de la calle de Bataclan para dificultar la llegada de las fuerzas de seguridad y ambulancias y luego hicieron la matanza" en la sala de conciertos.
También "hemos asistido a los lobos solitarios" que con un camión o furgoneta "arrasan una multitud", como ocurrió en Niza o Alemania, y "el último es un ciudadano que simplemente asesina a un policía en la vía más emblemática de París".
"POLÍTICA COMÚN"
Frente al terrorismo, "tenemos que tener una política auténticamente europea y común de seguridad y que tiene infinitas variantes, desde una lucha contra el blanqueo de dinero para evitar la financiación, al control de los centros donde se predica y expande el terrorismo islamista" porque es islam "es una religión pacífica, pero tiene derivaciones violentas", por lo que ha estimado necesario controlar las mezquitas.
También "hay que construir un relato alternativo al terrorista e integrar a aquellas personas de otras religiones que tienen nacionalidades europeas", recordando que la mayoría de estos atentados los cometen "gente que está dentro de casa", por lo que "la solución de los populismos de cerrar fronteras "primero no es posible y segundo no va a la raíz del problema".
García-Margallo ha opinado que "nos vamos a tener que acostumbrar a vivir con esto", sosteniendo que "la globalización tiene cosas espléndidas, pero también permite que estos movimientos terroristas se expandan, recluten, se financien y devuelvan a la gente a matarnos que es lo que está pasando".
ENTENDERSE CON EE.UU.
Por último, el exministro de Asuntos Exteriores se ha referido al presidente de Estados Unidos, Donald Trump, al asegurar que es necesario "intentar entenderle y no caer en simplificaciones", recordando que "no es el presidente del mundo, sino de los americanos, trabaja para los americanos, va a permanecer y España tiene que entenderse con EE.UU. porque es una nación indispensable".
Ha valorado que España está "en muy buena posición", tras recordar que cuando el PP llegó al Gobierno en 2011 "la situación estaba muy deteriorada", pero desde entonces "hemos avanzado en temas de seguridad, participando en la lucha contra el terrorismo, en relaciones políticas, económicas y tenemos un pacto cultural con Estados Unidos muy importante".
De hecho, en su época como ministro "se creó el observatorio de la lengua española en la Universidad de Harvard, hemos cerrado con México la posibilidad de usar todos sus consulados para hacer acciones culturales y tenemos una minoría hispana de 56 millones de norteamericanos que hablan español y les podemos ayudar en muchas cosas".
Por ello, ha abogado por explicar a Trump "por qué le interesa que seamos amigos y en qué les vamos a ayudar", para insistir en que "estamos en una posición ideal en materia de seguridad y también comercial".
En este punto, ha advertido de que una vez que Reino Unido salga de Europa "las empresas americanas tendrán que buscar un país desde el que actuar en la Unión Europea y estamos muy bien colocados si sabemos aprovechar nuestro marco normativo y tributario para atraer a empresas americanas", ha concluido.