Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El patrono de la Fundación Unicaja niega haber advertido a Pineda que le estaban investigando

El patrono de la Fundación Bancaria Unicaja, José Luis Gómez Boza, identificado por la Policía como la persona que alertó al presidente de Ausbanc, Luis Pineda, de que estaba siendo investigado, ha negado este viernes en la Audiencia Nacional haber advertido del procedimiento judicial, han informado fuentes jurídicas.
Boza ha declarado como imputado ante el juez Santiago Pedraz después de que la policía apuntara, en un informe, que él fue la persona que dio el 'chivatazo'. Pineda conocía, ante de su detención en abril que estaba siendo investigado.
El aviso se produjo después de que la Unidad de Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) reclamara a este banco datos sobre los ingresos y movimientos de cuentas de Pineda. Este 'chivatazo' provocó que el presidente de Ausbanc remitiera una carta a varios medios de comunicación, fechada el 4 de abril, en la que aseguraba que la Fiscalía estaba investigando a la asociación.
"Las personas, instituciones y empresas que se relacionan con Ausbanc están recibiendo cartas de la Fiscalía que no hacen más que perjudicar nuestra imagen y ya veremos si terminan incluso poniendo en marcha una querella", decía Pineda en esta misiva.
La investigación posterior condujo a concreto que el autor de ese 'aviso' acudió a un acto un mes antes de los arrestros, en Sevilla. Los agentes concluyeron que la única persona presente en Unicaja, el citado Boza, fue el que dió la advertencia a Pineda.
El juez Pedraz interrogará también este viernes al propietario de la empresa de seguridad LPM SL Lorenzo González, al que se relaciona con el secretario general de Manos Limpias Miguel Bernad.
Según ha reflejado el magistrado en varios de sus autos y han declarado algunos testigos, Bernad empleó a esta empresa como "escudo" en uno de los primeros intentos de extorsión relacionado con la acusación que seguía contra la Infanta Cristina en el caso Noos.
Los indicios apuntan a que solicitó dos millones de euros como "ayuda" a Lorenzo González, cuya empresa atravesaba en aquel momento serios problemas económicos. El juez ha citado, además, como testigo al expresidente de Bancaja José María Mas Millet.