Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Frialdad en el encuentro de Sánchez y Zapatero que han evitan darse la mano

El secretario general del PSOE, Pedro Sánchez, y el expresidente del Gobierno José Luis Rodríguez Zapatero han protagonizado este jueves un frío encuentro, en el que incluso han evitado darse la mano cuando así se lo han pedido los fotógrafos, mientras posaban separados por el exministro Jordi Sevilla, quien les ha hecho coincidir en la presentación de su libro 'Seis meses que condujeron al rescate'.

La expectación por la coincidiencia de Sánchez y Zapatero era máxima, en medio de la polémica por la reunión que el expresidente mantuvo hace unas semanas con el líder de Podemos, Pablo Iglesias , que ha generado malestar en la dirección del PSOE. Una dirigente de la Ejecutiva socialista lo ha verbalizado hoy, asegurando que esa reunión fue "inoportuna" y un "sinsentido político".
El secretario general del PSOE ha evitado hacer declaraciones a los medios cuando ha llegado al Ateneo de Madrid, donde ya se encontraba el expresidente del Gobierno, que ha entrado unos minutos antes. Zapatero sí ha atendido brevemente a los medios para decir que no cree que haya división en el partido y para quitar hierro a las declaraciones de la secretaria de Empleo, Luz Rodríguez, que fue secretaria de Estado de Empleo durante la última etapa socialista.
"Me ha llamado esta mañana, hemos hablado y ha ido muy bien la conversación, tomaremos un café", ha dicho el expresidente, que ha asegurado que "en absoluto" le han dolido las palabras de Rodríguez, a quien ha dicho tener "mucho afecto". La dirigente socialista había asegurado no entender "a santo de qué" se había reunido el expresidente con Pablo Iglesias.
Zapatero dice que habla con Sánchez "muchas veces"
Y preguntado por si piensa tratar este asunto con el actual secretario general, Rodríguez Zapatero ha dicho que habla "muchas veces" con él. Después, ha entrado en la sala de invitados en la que ya estaba Sánchez, junto a otros socialistas que han asistido a la presentación del libro de Sevilla. También estaba el exministro del PP Josep Piqué, encargado, junto con Sánchez, de intervenir en el acto.
El autor, Piqué, Sánchez y Zapatero han salido juntos de la sala y han posado durante unos minutos ante cámaras y fotógrafos. En ese momento, se ha preguntado al secretario general cómo está el partido, lo que ha provocado algunas risas.
Después, algunos fotógrafos han invitado al líder del PSOE y al expresidente --separados por Sevilla-- a estrecharse la mano, momento que no se ha producido. Ninguno de los dos ha hecho el amago de iniciar este gesto, aunque cuando ya se disolvía el posado y se dirigían al interior del auditorio, Sánchez se ha dirigido a Zapatero y le ha palmeado la espalda, a lo que ha correspondido el expresidente de la misma manera.
Sánchez: "Gracias, José Luis"
Ya en el interior, Zapatero se ha sentado en el público, mientras Sánchez ocupaba la mesa junto al resto de intervinientes en la presentación. Durante el acto, el secretario general ha hablado de la gestión del último presidente socialista, que ha elogiado, asegurando que el Gobierno de Mariano Rajoy ha dilapidado su herencia. "En honor a esa memoria, gracias, José Luis", ha dicho.
El exministro Piqué ha aprovechado también su intervención para enviar algún mensaje a los socialistas. Así, en medio de los "rumores", ha dicho, ha subrayado que los españoles necesitan "un PSOE fuerte y con un liderazgo fuerte". "Por eso le deseo suerte, porque su suerte es la nuestra", ha dicho, dirigiéndose a Sánchez.
El exministro 'popular' ha defendido además las "bondades" del bipartidismo y ha defendido que cree en la alternancia entre los dos grandes partidos, apuntando que "las aventuras" hay que dejarlas "para los parques temáticos".