Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia condena con firmeza las agresiones contra camiones con vino español

El Gobierno francés ha condenado este miércoles "con firmeza" las agresiones en su territorio contra camiones cisterna que transportaban vino español a su paso por los departamentos de Aude y Gard, en el sur del país.
Viticultores del sur de Francia han derramado en los últimos días miles de litros de vino español, que consideran que les hace competencia desleal por sus bajos precios.
El Ejecutivo español ha presentado este miércoles una queja formal ante las autoridades francesas, a las que piden que adopten las medidas oportunas ante unos incidentes que se repiten con desafortunada frecuencia, y ha informado de los hechos a la Comisión Europea.
En un comunicado, el ministro francés de Agricultura, Stéphane Le Foll, ha condenado las agresiones y ha subrayado la necesidad de ser leales respecto de la información que se ofrece al consumidor, asunto sobre el que los servicios del Estado están "más movilizados" desde las protestas de 2016, para asegurar que el etiquetado de los vinos y la información sobre su origen sea acorde a la normativa vigente.
Le Foll recuerda que se han destapado fraudes y sancionado a comerciales y distribuidores que no han respetado esas normas en el etiquetado o promociones publicitarias. Aunque en el comunicado no se dice de manera explícita, el ministro se refiere a algunas bodegas que venden o intentan presentar como vino francés caldos que en realidad proceden de España, donde se venden litros sin embotellar a precios bajos.
El ministro explica que el aumento en la importación de vino procedente de España se debe a que el mercado demanda vino sin denominación geográfica francesa y, ante el déficit de este producto en Francia, se trae de España. Y recuerda que este asunto lo habló con el conjunto del sector en 2016, con el fin de desarrollar una estrategia de actuación al respecto.
Por otra parte, el ministro anima a perseverar en la transformación desarrollada por las empresas vinícolas de la región de Languedoc-Rosellón, que han virado hacia una producción enfocada a los vinos innovadores y de gran calidad, mejor valorados.
De ahí que Le Foll llame al diálogo y al sosiego entre los productores que se sienten amenazados por el vino español para que renueven su confianza en la potencialidad de su industria local.