Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Francia condena a 20 años de cárcel a los tres últimos 'jefes militares' de ETA

'Txeroki'Reuters

El Tribunal de lo Criminal de París (Francia) ha condenado a veinte años de cárcel a los últimos responsables del 'aparato militar' de la banda terrorista ETA, Garikoitz Azpiazu Rubina, alias 'Txeroki', Mikel Kabikoitz Carrera Sarobe, alias 'Ata', y Aitzol Iriondo, según información de medios locales recogida por Europa Press. Han sido condenados por el secuestro de una familia de veraneantes españoles en 2007.

También ha sido condenado a 20 años de prisión Luis Ignacio Iruretagoyena, alias 'Suny', experto en explosivos de la organización criminal. Los otros seis acusados, Ohian Barandalla, Alaitz Aramendi, Ander Mugika, Jurdan Martitegi, Aitzol Etxaburu e Itziar Plaza han sido condenados a penas de entre ocho y 18 años de cárcel.
Han sido condenados por su vinculación con el secuestro en agosto de 2007 de una familia de Orio (Gipúzcoa) a la que robaron el vehículo en Francia con el objeto de llevarla hasta Oropesa del Mar para perpetrar un atentado que finalmemte no lograron llevar a cabo.
'Txeroki' fue durante años el máximo responsable de los comandos de la banda hasta su arresto en el sur de Francia en noviembre de 2008. A Txeroki le sustituyó brevemente Iriondo, quien fue arrestado también varias semanas después. Tras un periodo de meses en el que Jurdan Martitegi lideró el 'aparto militar' hasta su detención en abril de 2009, Carrera Sarobe fue el último jefe de comandos con capacidad de actuación hasta que fue detenido el 20 de mayo de 2010, según los datos recogidos por Europa Press.
'Txeroki' ya ha sido condenado a 337 años de cárcel en España por el intento de asesinato de la ex teniente de alcalde de Portugalete (Vizcaya), Esther Cabezudo.
Durante la celebración del juicio, este terrorista leyó en nombre de ETA un texto en el que la banda decía lamentar el daño causado, pero sólo a aquellos que sufrieron daños sin tener ninguna responsabilidad en el conflicto. A partir de ahí reivindicaban su "activismo con orgullo" e insistían en una negociación con el Gobierno para fijar los plazos de un desarme y de la salida de las fuerzas de seguridad del País Vasco.