Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fiscalía pide 12 años de cárcel para un exdirector de banco de A Pobra (La Coruña) por ofrecer productos inexistentes

La Fiscalía pide doce años de prisión para un hombre que fue director de una sucursal bancaria en A Pobra do Caramiñal (A Coruña) acusado de ofrecer a algunos clientes productos inexistentes sin contrapartida contable o unas garantías de rendimientos en productos de inversión que carecían de tales coberturas.
El juicio por estafa, apropiación y falsedad ha sido fijado en la Sección Sexta de la Audiencia Provincial de A Coruña con sede en Santiago entre los días 16 y 20 de enero. Su inicio está previsto para el lunes a partir de las 9,30 horas.
En el escrito de la Fiscalía, recogido por Europa Press, se señala que el acusado tuvo el cargo de director de la oficina de La Caixa en A Pobra do Caramiñal desde 1999 hasta mayo de 2011, fecha en la que fue despedido tras detectarse los hechos.
Según el escrito de calificación del Ministerio Público, el acusado usaba el logotipo de la entidad bancaria para la que trabajaba con el fin de "dar apariencia de documento oficial" y "sin que conste autorización de la entidad, realizando tales actos dispositivos en la creencia de los clientes de su validez y eficacia".
En su relato, la Fiscalía indica que el acusado "valiéndose de su cargo y aprovechándose de su condición empresarial para dar credibilidad" elabora una serie de documentos "con el objetivo de desnaturalizar un producto, cuyas condiciones no pueden ser modificadas al estar perfectamente reguladas por la Comisión Nacional del Mercado de Valores".
La Fiscalía indica que el capital invertido por los perjudicados superó los 500.000 euros, que "derivaba en su propio beneficio" ya que "en unos casos se apropiaba de las cantidades invertidas y, en otros y dependiendo de la cantidad de productos contratados, llevaba aparejado el cobro de una retribución extraordinaria, en concepto de productividad".
DELITOS Y PENAS
La Fiscalía considera que los hechos son constitutivos de un delito continuado de estafa con un delito continuado de falsedad en documento mercantil y de otro delito de apropiación indebida.
Por ello, considera que corresponde, por el delito continuado de estafa y de falsedad, imponer al acusado una pena de seis años de prisión y 12 meses de multa con cuota diaria de 20 euros. Y solicita por el de apropiación indebida seis años de cárcel y doce meses de multa con cuota diaria de 20 euros. Además, pide la devolución del dinero.