Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Fiscalía pide condenar a un neonazi por amenazar al exdiputado de la CUP David Fernàndez

El acusado niega en juicio haberle amenazado pero le pide disculpas: "No era mi intención"
La Fiscalía ha pedido este martes en juicio condenar a un joven vinculado con la extrema derecha por una supuesta amenaza "por motivos de discriminación ideológica" al exdiputado de la CUP David Fernàndez, la tarde del 18 de abril de 2016 en los alrededores del paseo Sant Joan de Barcelona.
En su conclusiones al término del juicio, la fiscal ha considerado que ha quedado acreditado que el acusado, Miguel V., que había estado relacionado con el casal Tramontana de Barcelona --de ideología neonazi--, amenazó al exdiputado por lo que reclama que le indemnice con 600 euros y pague una multa de algo más de 1.000 euros.
La Fiscalía ha considerado coherente el relato de Fernàndez, que ha explicado ante el tribunal que esta persona se le plantó delante y le dijo, entre otras expresiones, 'sé quien eres perfectamente y te voy a dar una paliza ahora mismo', 'ya te ha llegado la hora' y 'lo tuyo es de cuenta atrás'.
Según la explicación de Fernàndez, que hasta entonces estaba solo en el lugar, el acusado se fue a continuación al verse presionado por la presencia de un testigo aunque un rato después le siguió y rondó la calle donde vive el exdiputado --y que ya no lo era en el momento de los hechos--.
El exdiputado ha asegurado a preguntas de la fiscal y de su abogado --el ahora diputado de la CUP en el Parlament Benet Salellas-- que se sintió intimidado por esta actitud: "Gesticulaba de forma muy agresiva. Y no estaba fuera de sí".
En su declaración como acusado, Miguel V. ha negado que hubiese amenazado a Fernández y ha reducido los hechos a un "encuentro fortuito" y dijo que, cuando lo vio, le recriminó que hubiese acudido a recibir a Arnaldo Otegui cuando salió de prisión.
Miguel V. ha negado tener una ideología de extrema derecha: "Yo me considero una persona española pero no fascista", ha asegurado al tribunal, ante el que ha explicado que es ingeniero industrial y que trabaja dando clases particulares, y ha pedido perdón a Fernàndez en su último turno de palabra pese a asegurar que no era su intención amenazarlo.
SIN FOTOGRAFÍAS DEL JUICIO
Sin embargo, según un informe del fiscal especial para los delitos de odio y discriminación, el acusado sí tuvo sus vínculos con círculos neonazis y que entre 2014 y 2015 se le prohibió acceder al estadio del RCD Espanyol, algo que Miguel V. ha negado en juicio, pues según su versión se dio de baja como socio por su propia voluntad.
El juez ha aceptado la petición de la defensa de Miguel V. de no permitir a la prensa tomar fotografías del juicio --aunque sí estar presente-- por su "derecho a la intimidad", al no ser un personaje público y estar acusado solamente de un delito leve.
El presidente de Òmnium Cultural, Jordi Cuixart, ha asistido al juicio en apoyo de Fernàndez y en declaraciones a la prensa a las puertas de la Ciudad de la Justicia ha resaltado la importancia de denunciar este tipo de amenazas porque "en las calles de Catalunya el fascismo aún campa".