Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Piden cuatro años de cárcel para Blesa y Sánchez Barcoj por los sobresueldos

Miguel Blesa, ante el juezEFE

La Fiscalía Anticorrupción solicita cuatro años de prisión para el expresidente de Caja Madrid, Miguel Blesa, y su exdirector financiero, Ildefonso Sánchez Barcoj, por un delito de administración desleal en el marco de la causa que instruye el Juzgado número 45 de Madrid sobre el cobro de sueldos presuntamente irregulares.

El Ministerio Público solicita además 8,5 millones de euros en responsabilidad civil de forma solidaria para los dos exaltos cargos de la caja extinta que deberán ingresar en la cuenta que establezca Bankia o el Fondo de Reestructuración Ordenada Bancaria (FROB), según recoge la Cadena Ser.
La Fiscalía Anticorrupción denunció en enero de 2015 el perjuicio económico que presuntamente habían provocado Blesa y Sánchez Barcoj a las cuentas de Caja Madrid por el cobro por parte de altos directivos de "percepciones excesivas".
Tras varios retrasos, Anticorrupción insistió en que este asunto debía investigarse de forma autónoma a la causa que el juez Fernando Andreu lleva en la Audiencia Nacional sobre el 'caso Bankia' y que se refieren fundamentalmente al periodo comprendido entre 2007 y 2010, bajo la presidencia de Miguel Blesa.
El Ministerio Público basó su denuncia en un informe elevado al FROB por el que este organismo le acusó de causar un perjuicio económico de cerca de 15 millones de euros, si bien Blesa argumentó que se trataba de un documento plagado de errores.
INCREMENTO DE LAS FUNCIONES
En su declaración ante la magistrada Luisa María Prieto el pasado mes de febrero, el que fuera presidente de Caja Madrid entre 1996 y 2010 justificó el aumento en 2008 de la retribución de los directivos entre un 16 y un 26 por ciento aludiendo a un incremento en paralelo de las funciones de sus nueve miembros.
El exbanquero justificó la decisión de incrementar la retribución del sueldo fijo, lo que implicaba mantener la masa salarial de un año anterior a pesar de que el comité de dirección pasó de diez a nueve miembros por la salida de Ramón Ferraz Ricarte.