Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fijada para el martes la audiencia preliminar por el doble crimen de las niñas de Moraña (Pontevedra)

El Juzgado de Instrucción número 1 de Caldas de Reis (Pontevedra), ha convocado para este martes la audiencia preliminar, prevista en la Ley del Jurado, sobre la procedencia de la apertura de juicio oral contra David O.R., presunto autor del doble crimen de sus hijas de cuatro y nueve años de edad en Moraña (Pontevedra).
Tal y como ha comunicado el Tribunal Superior de Xustiza de Galicia (TSXG), la vista está previsto que se celebre a las 10,00 horas del día 31, y en la misma no estará presente físicamente el acusado, que "lo hará por videoconferencia". El hombre se encuentra desde el 1 de agosto de 2015 en prisión provisional comunicada y sin fianza por estos hechos.
Concluida la audiencia preliminar, en el mismo acto o dentro de los tres días siguientes, el juzgado dictará auto por el que decidirá la apertura o no del juicio oral. En lo que respecta al Ministerio Público, ya se interesó la apertura de juicio oral por estos hechos, a celebrar ante el Tribunal del Jurado en la Audiencia Provincial de Pontevedra.
En concreto, el fiscal considera al hombre autor de dos delitos de asesinato cualificado por la alevosía y agravados por el hecho de que las víctimas eran menores de 16 años, y añade que concurre la agravante de parentesco, por lo que ha solicitado que se le imponga la pena de prisión permanente revisable, la primera de estas características que se pide en Galicia.
LOS HECHOS
La Fiscalía sostiene en su escrito que David O.R., entre las 8,30 y las 11,00 horas del 31 de julio de 2015, se encontraba en su domicilio en Moraña con sus dos hijas, pasando juntos el periodo de visitas de las vacaciones, cuando se desencadenaron los hechos.
Así, mantiene que David O.R., "con evidente ánimo de acabar con su vida y con la finalidad de evitar cualquier posibilidad de defensa o huida de las menores", les hizo ingerir tres fármacos, "para adormecerlas o al menos lograr que estuviesen con un nivel bajo de conciencia", antes de asesinarlas utilizando una sierra eléctrica y un cuchillo de cocina.