Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Felipe González: La democracia interna no está por encima de los resultados electorales

Felipe Gonzálezcuatro.com

El expresidente del Gobierno Felipe González se ha pronunciado sobre la crisis del PSM advirtiendo de que "se equivocan" los "compañeros que piensan que la democracia interna está por encima de los resultados electorales". En Madrid, hace falta "una candidatura y un programa de acción" que ocupen "el espacio de centralidad", desde "posiciones progresistas" pero dando "seguridad a amplias mayorías sociales". Y añade que eso es más necesario porque el PP se está desplazando hacia "la derecha más reaccionaria".

Felipe González llama, en un artículo publicado en 'El País', a su partido a superar la "endogamia" que aleja a los partidos de los ciudadanos y "mutila la identidad" que ha tenido el PSOE como "alternativa mayoritaria de Gobierno". Para superar la endogamia, avisa, "hay que evitar la confusión que produce tener los votos de la agrupación con tener los de la ciudadanía", algo que "se nota dramáticamente cuando sucede". A su juicio, lo que debe hacer el PSOE es "recuperar, con las personas adecuadas", su "voluntad de representar a las mayorías" y no resignarse a esperar a que pierdan los que están en el poder.
Según González, en Madrid hace falta "una candidatura y un programa de acción" que ocupen "el espacio de centralidad", desde "posiciones progresistas" pero dando "seguridad a amplias mayorías sociales". Y añade que eso es más necesario porque el PP se está desplazando hacia "la derecha más reaccionaria".
El objetivo, añade, debe ser lograr una mayoría que defienda una educación pública por la igualdad de oportunidades, así como una sanidad de acceso universal que "frene el deterioro actual y los intentos de desarbolarlo". En conjunto, afirma, Madrid necesita "pasar de una política de agitación y propaganda a otra de respeto por el funcionamiento de las instituciones sin eludir ni camuflar responsabilidades".
"APROVECHAR LA OPORTUNIDAD DE ESTOS DÍAS"
Por eso, pide a los socialistas que lo impulsen "desde dentro" y recuperen su vocación de Gobierno de mayoría, superando las "tentaciones endogámicas y controladoras" y apoyando "la gran oportunidad" que se ofrece "en estos días de personas y proyectos que lleguen a la mayoría social que espera respuestas".
Para González, poner la democracia interna por encima de los resultados electorales es cuando menos "una contradicción en sus términos" y si esa democracia va en contra o por encima de "la democracia de los ciudadanos con sus votos" significa que lo que se elige dentro del partido está "alejado o en contradicción con lo que los ciudadanos están esperando" de él.
González asume que las primarias son un método de regeneración democrática pero justifica que no se celebren porque mientras no sean "legalmente obligatorias para todas las fuerzas políticas, es imposible evitar que se degraden y/o manipulen".
"ENTRISMO" EN LAS PRIMARIAS DE IU MADRID
Y como prueba, habla del "entrismo", un fenómeno que ha visto "renacer en las primarias de Izquierda Unida en Madrid". "Los viejos militantes comunistas (y los nuevos con denominaciones alternativas) entenderán bien lo que digo", añade González, aludiendo a una técnica de origen trotskista que consistía en afiliarse a los partidos de masas.
A su juicio, lo que está haciendo el PSOE es poner en marcha procedimientos "para acercarse a los reiterados deseos de cambio" de la ley electoral, a la espera de que haya tiempo de reformarla y desbloquear las listas.
El expresidente aprovecha, no obstante, para defender el sistema electoral diseñado en la transición, porque tras cuatro décadas de dictadura era necesario fortalecer los partidos con listas cerradas y bloqueadas. El objetivo, afirma, no era el bipartidismo, porque si hubiera sido así se habría optado por sistemas mayoritarios
Y lanza también una crítica al PP por resolver sus candidaturas "mediante el sistema del dedazo", una técnica que, según González, sirve para mantener una "unidad forzada", para "mantener un liderazgo que se disolvería como un azucarillo si quien lo ejerce no tuviera la potestad de designar quién será candidato y cuándo".