Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Feijóo: "Cualquier aspiración que tuviere, hoy me siento igual o más legitimado de lo que me sentía hace dos años"

El presidente avanza, a las puertas de aprobar el techo de gasto, que el presupuesto de 2018 será "expansivo y muy centrado en inversión" Advierte que se irá a la adjudicación directa de líneas de bus si hace falta y recuerda que con Fraga y Touriño tampoco se transfirió la AP-9
El presidente avanza, a las puertas de aprobar el techo de gasto, que el presupuesto de 2018 será "expansivo y muy centrado en inversión"
Advierte que se irá a la adjudicación directa de líneas de bus si hace falta y recuerda que con Fraga y Touriño tampoco se transfirió la AP-9
Nueve meses después del arranque de su tercer mandato y ostentando la única mayoría absoluta autonómica de España, el presidente de la Xunta y del PPdeG, Alberto Núñez Feijóo, se siente "tan ilusionado como en la primera legislatura" y ciñe su "futuro político" a dirigir el Ejecutivo autonómico. "Cualquier aspiración que tuviere, hoy, pues hombre, me siento igual o más legitimado de lo que me sentía hace dos años", afirma, no obstante, al ser cuestionado sobre sus aspiraciones políticas.
Acostumbrado a medir los tiempos y anunciar cada paso cuando él decide, Feijóo ha reflexionado, en una entrevista con Europa Press, acerca de su situación política en este momento y ha subrayado que ahora mismo está centrado en presidir Galicia, sin dar más pistas sobre sus aspiraciones, pero también sin cerrar puertas.
Así, preguntado acerca de si se puede atribuir su aparente menor presencia pública en Madrid a que ha descartado definitivamente el salto a la política estatal, ha replicado que la situación, en lo que atañe a su futuro político, es "igual que hace dos años", con la única "diferencia" de que ha sumado su tercera mayoría absoluta.
"En relación a mi futuro político, es exactamente igual hoy que hace dos años, con una diferencia: hace dos años tenía que ver si era capaz de ser presidente de la Xunta por tercera vez y hoy, gracias a los gallegos, es una asignatura aprobada", ha esgrimido.
A renglón seguido, ha reivindicado la "estabilidad" que la mayoría absoluta del PPdeG, con él al frente, da a las instituciones gallegas. También que no haya "líos" o que su Ejecutivo pueda aprobar el presupuesto sin necesidad de "pactos" con Podemos que después tenga que "someter a las bases del partido".
"Cuando la novedad no es que hayan imputado a un miembro del Gobierno o que esté en cuestión un miembro del Gobierno... Cuando no hay noticias, parece que el Gobierno se mueve menos. Y yo lo que pretendo no es ser objeto de las noticias, sino ser objeto de los hechos. Y los hechos son que hay menos paro y más afiliados a la Seguridad Social. Que estos son los mejores ocho primeros meses desde 2008", ha reivindicado.
"Le aseguro que, en cuanto a mi futuro político, es ser presidente de la Xunta. Cualquier aspiración que tuviere, hoy, pues hombre, yo me siento igual o más legitimado de lo que me sentía hace dos años", ha agregado, justo a continuación.
UN PRESIDENTE "ILUSIONADO"
Si Feijóo, que ha sido padre este año, tiene en mente un futuro ajeno a la política --por ejemplo en la empresa privada--, tampoco lo revela. Y es que se siente "tan ilusionado como en la primera legislatura", sobre todo después de que los gallegos le hayan convertido en "el único" presidente autonómico con mayoría absoluta".
"Eso ilusiona a cualquiera", ha remarcado, antes añadir que no sería "justo" que dedicase "ni un minuto" de su tiempo a pensar qué hará después de 2020 con los proyectos que aún tiene que impulsar.
"Me preocupa cumplir mis compromisos en 2017, 2018 y 2019. Y en 2020, cuando toque en el partido hacer reflexión y cuando toque hacer la mía, la haremos, pero lo mejor que podemos hacer en este momento por Galicia es dar estabilidad", proclama, convencido de que lo que "anhela" Galicia es "un gobierno que gobierne" apoyado por un partido "sin fisuras".
Enfrente, Feijóo apunta a la división en el seno de En Marea y a la ausencia de un liderazgo claro en el PSdeG, con un BNG "con seis escaños", y se reafirma en que, si él hubiese perdido la mayoría absoluta, "sin ninguna duda" Galicia tendría ahora "un presidente de las mareas de Podemos" con dos vicepresidentes "de PSdeG y BNG".
En este escenario y viendo "obvia" la aproximación en Galicia entre PSdeG y las mareas, advierte que él no "incidirá" en nada que "disminuya la estabilidad y la unidad" que, a su juicio, caracteriza a su Gobierno y al PPdeG, como partido que lo sustenta, en este momento.
"A TODA MÁQUINA"
Dicho esto, defiende el funcionamiento de su Ejecutivo, con todas las consellerías "con proyectos estratégicos" y, preguntado acerca de si tiene en mente alguna remodelación, insiste en que, ahora mismo, el Gobierno funciona "a toda máquina".
A modo de ejemplo, ha citado varios proyectos anunciados, el impulso de hospitales o las actuaciones para mejorar la atención a la dependencia y la educación digital, antes de proclamar que, "en ocho meses", su Ejecutivo ha gobernado "más y con mayor intensidad" que "algunos gobiernos locales" en el ecuador de mandato.
"Estoy satisfecho con mi Gobierno, si hemos de hacer ajustes, pues los haremos, pero mi objetivo en este momento es presentar el presupuesto de 2018 en su plazo correspondiente", ha subrayado, sin aclarar si esos "ajustes" serán obligados por la salida de algún conselleiro para batirse en la arena de los comicios locales de 2019.
En el partido se da por hecho que Beatriz Mato y José Manuel Rey Varela serán candidatos del PP en A Coruña y Ferrol, pero él no lo desvela. De hecho, aunque reconoce que, "con carácter general", los presidentes locales del PP son los candidatos en las municipales, "no siempre" ocurre.
"Un presidente local es un señor que está a disposición del partido en el ámbito local, que es su prioridad política, pero tiene que ser el partido el que elija a los candidatos a las municipales", señala.
PRESUPUESTO "EXPANSIVO"
Entre tanto, a las puertas de aprobar el techo de gasto la semana próxima y tras incidir en que todos los indicadores ratifican el camino de la recuperación económica, ha avanzado que el presupuesto gallego de 2018 será "expansivo" y estará "muy centrado en inversión y servicios públicos".
"Necesitamos mucho dinero para inversión", ha subrayado Feijóo, quien no ha querido concretar una cifra "por prudencia", pero ha avanzado proyectos que exigen recursos tales como la remodelación del hospital de Pontevedra. Asimismo, ha incidido en la "consolidación de los servicios públicos" y la reducción de las esperas sanitarias.
TRANSPORTE Y AP-9
Tras los recursos de empresas del sector del transporte al plan de la Xunta, ha respondido que su Gobierno "no puede recibir un varapalo judicial por cumplir una sentencia del Tribunal Supremo". Entiende que haya "tensiones" dado el cambio de un modelo "que se remonta a 40 o 50 años atrás", pero dice que velará por los intereses de los gallegos.
Por ello, llegado el momento, si hace falta, ha asegurado que la Xunta recurrirá a la adjudicación directa de las líneas de autobús. Con todo, aún no sabe si será necesario, y remarca que las resoluciones del proceso, con las empresas presentadas, "tendrán una motivación expresa en función de parámetros objetivos de calidad, antigüedad de los autobuses, disponibilidad y precios".
Sobre la polémica en torno al traspaso de la AP-9, ha afirmado que él no quiere "retrasarlo", pero ha insistido en que no aceptará una transferencia que suponga asumir más gasto por los peajes bonificados de Rande y A Barcala. Preguntado acerca de si cree que el expresidente Manuel Fraga toleraría el veto del Gobierno incluso a debatir en el Congreso sobre esta cuestión, ha replicado que él no quiere "medirse" con quien ve "un personaje irrepetible".
"Lo que digo es que, cuando tomé posesión, la AP-9 no había sido transferida, después de 16 años de Fraga y del Gobierno que presidía Emilio Pérez Touriño", ha sentenciado.
Finalmente, sobre la resolución de Ferroatlántica, que ha pedido segregar la actividad, lo que facilitaría la venta de las centrales del Xallas, se ha reafirmado en que la Xunta tomará la decisión atendiendo "a la ley" y a garantizar los empleos.