Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Fallece Adolfo Suárez

Fue en un mitin en mayo de 2003 donde nos dimos cuenta de que Suarez tenía problemas para recordar."No sé si me estoy repitiendo. Me estoy haciendo un lío con los papeles", dijo. Fue su último acto público, arropando la efímera carrera política de su hijo, recordando a su mujer, a la que había perdido en la batalla contra el cáncer, que también le arrebataría a su hija mayor, aunque entonces ya no recordaba ni quien era Marian. Su último empeño, su última dedicación fue la de estar junto a las víctimas de ETA. En estos últimos años se han sucedido los homenajes y los elogios. De amigos y de viejos adversarios políticos. Antes de que se nublara su memoria pudo recoger algún premio como uno a los valores humanos de mano de su amigo el Rey, que siempre defendió su lealtad. Abnegado, leal, patriota, constructor de consenso, valores por los que pasará a la historia. Y con una sonrisa franca, una sonrisa con la que conquistó a una España que soñaba con la democracia.