Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dos F-18 españoles entran por error en espacio aéreo de Finlandia persiguiendo a dos cazas rusos

Dos cazas F-18 españoles que participan en la misión de policía aérea de la OTAN en el Báltico han protagonizado "un incidente" tras entrar "accidentalmente" en el espacio aéreo de Finlandia al tratar de interceptar a dos aviones de combate no identificados que se encontraban cerca del espacio aéreo de Estonia y que finalmente han sido identificados como rusos.
"Dos F-18 españoles asignados a la misión de la Policía Aérea en el Báltico de la OTAN salieron de la base aérea de Amari de Estonia el martes por la mañana para interceptar aviones militares no de la OTAN no identificados cerca del espacio aéreo estonio", ha explicado el portavoz de la Alianza Atlántica, Dylan White.
El portavoz ha precisado que cazas finlandeses también se aproximaron para interceptar los aparatos sospechosos "identificados como dos aviones rusos MiG-31 y un AN-26" y ha aclarado que al dejar en manos de los aviones finlandeses la interceptación, "los cazas españoles entraron accidentalmente en el espacio aéreo finlandés".
"El Mando Aéreo de la OTAN ha explicado el incidente al Centro de Operaciones Aéreas finlandés para mejorar la coordinación futura", ha explicado el portavoz, dando por zanjado el asunto.
MISIÓN EN EL BÁLTICO
España mantiene desplegados en la base aérea de Amari en Estonia cinco cazas F-18 desde abril durante cuatro meses para participar en la misión de Policía Aérea en el Báltico de la OTAN, cuyo objetivo es proteger el espacio aéreo de los países bálticos.
La misión de la OTAN se ha vuelto más crítica ante el aumento de la presencia de aviones rusos en la zona báltica a raíz de la crisis en Ucrania. La OTAN y Rusia se acusan mutuamente de no llevan encendidos sus transpondedores.