Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Europa no ha detectado en los últimos meses nuevas entradas de combatientes yihadistas

Los ministros de Interior de la Unión Europea han puesto en valor las mejoras en el registro y control de las personas que tratan de cruzar de manera irregular la frontera, sobre todo a través de Italia y Grecia. Además, se ha constatado que "no hay combatientes extranjeros que hayan entrado en los últimos meses", en referencia a europeos que viajan a Siria o Irak para ser formados como yihadistas y regresan para atentar.
Los 28 han avanzado este viernes en el debate sobre el futuro modelo de la política de asilo común, con la idea de diseñar un marco predecible que permita "compartir la respuesta" a futuras crisis migratorias, pero dejando patente las divergencias que mantienen respecto a cómo repartir la carga del asilo si la presión migratoria se dispara.
"Antes había dos campos absolutamente diferentes, pero ahora estamos en el mismo terreno. Estamos en la senda hacia un acuerdo, en base a lo que hemos logrado poner en marcha hasta ahora", ha defendido el ministro eslovaco de Interior y presidente de turno de la UE, Robert Kalinak, en una rueda de prensa al término de una reunión a Veintiocho en Bruselas.
El comisario de Interior e Inmigración, Dimitris Avramopoulos, ha animado a acelerar las negociaciones y ha insistido en que si la UE hubiera contado con una política común fuerte hace dos años, no se hubiera visto enfrentada a una crisis de refugiados de las dimensiones de la que ha vivido.
En el plano de la seguridad, Avramopoulos ha querido subrayar las mejoras en el registro y control de las personas que tratan de cruzar de manera irregular la frontera de la UE, sobre todo a través de Italia y Grecia.
Y ha asegurado que "no hay combatientes extranjeros que hayan entrado en los últimos meses", en referencia a europeos que viajan a Siria o Irak para ser formados como yihadistas y regresan a Europa para atentar.
Kalinak ha defendido la rapidez y eficacia con la que la UE ha "reaccionado" a la crisis de refugiados y ha augurado importantes avances "en plazo breve", en referencia al primer semestre de 2017. También ha recordado que la negociación de las actuales normas europeas de asilo llevó seis años, pese a que no existía la "presión" actual.
La última propuesta informal que discuten las capitales plantea una "solidaridad flexible", que sucede a la idea de una "solidaridad efectiva", y que ofrece alternativas a las cuotas de reubicación de refugiados, como respuesta compartida.
Ello ofrecería a los Estados miembros más reticentes a un sistema de reparto de acogida permanente --como los países del Este o España-- compensar no participar en el sistema de cuotas con una mayor implicación en otras áreas de gestión migratoria, como las deportaciones o aportar más recursos a las agencias europeas como Frontex o la oficina de asilo (EASO).
Los Veintiocho han mostrado "consenso" en cuanto a que el actual sistema de Dublín, que rige las normas europeas de asilo, "no es capaz de encarar una presión migratoria sustancial", por lo que es necesario contar con "una serie de medidas solidarias" que puedan ser desplegadas en situaciones excepcionales, según han informado a Europa Press fuentes europeas.
Durante el almuerzo en el que los ministros han abordado "los principios de responsabilidad y solidaridad" en el contexto de la política de asilo, las delegaciones han coincidido en que ambos elementos deben "ir de la mano" y han subrayado necesidades como reforzar los medios de Europol, EASO y otras agencias y un rápido despliegue del cuerpo europeo de fronteras y guardacostas.
Una colaboración aumentada y mejorada en el intercambio de información y lograr mejores relaciones con los países de origen y tránsito son otras de las claves señaladas, según las mismas fuentes.
ZOIDO APUESTA POR MÁS SOLIDARIDAD
Con todo, una mayoría de ministros han recordado que el marco que se diseñe deberá ser "justo, predecible y factible" y contar con un procedimiento claro para activar las soluciones que se acuerden, por lo que queda por explorar las dificultades que planteará medir la equivalencia entre las alternativas que pudieran reemplazar la cuota de acogida.
En el debate sobre la naturaleza de la "solidaridad" que todos los países de la Unión Europea dicen apoyar, el ministro español de Interior, Juan Ignacio Zoido, ha defendido que las soluciones que se acuerden han de adaptarse a las crisis que se produzcan "en cada momento" y teniendo en cuenta las necesidades de los países más afectados, según han informado fuentes del Ministerio.
Además, España ha defendido la importancia de contar con un sistema "eficaz y técnica y jurídicamente sólido", que cuente con el consenso de todos y que "evite los mecanismos automáticos y permanentes" en las respuestas colectivas de solidaridad.