Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Aguirre será candidata a la alcaldía dos años después de anunciar su retirada

Aguirre insiste sobre su posible candidatura a la Alcaldía: "La pelota no está en mi tejado"EFE

La presidenta del PP de Madrid, Esperanza Aguirre, vuelve a la primera línea de la política después de cumplirse los pronósticos que más se repetían en los últimos meses, los que la situaban como candidata popular a la Alcaldía de Madrid, lo que supone dejar "la reserva" en la que se encontraba por voluntad propia y regresar a sus orígenes en el Ayuntamiento.

El 17 de septiembre de 2012, con lágrimas en los ojos, Aguirre anunciaba algo que parecía imposible sólo unas horas antes: abandonaba la Presidencia regional meses después de revalidar su tercera mayoría absoluta en la Asamblea.
Dejaba "la primera línea" pero "no la política", que es su vida, tal y como ha repetido desde entonces casi como si de un mantra se tratara. "He llegado a la conclusión de que es el momento adecuado para retirarme", explicaba entonces al soltar la bomba y dejar boquiabiertos a políticos de todos los colores y periodistas.
Poco más de dos años después, siendo presidenta del PP de Madrid, verbalizaba lo que era algo más que un rumor en los corrillos políticos, su apetencia por disputar la plaza de Cibeles. "Estoy a disposición del partido para aquello que puedan pensar que pueda ser de utilidad", lanzaba.
El presidente del partido, Mariano Rajoy , a través del Comité Electoral Nacional, ha dado el beneplácito a Aguirre, lo que hará que la presidenta del PP madrileño vuelva al Ayuntamiento 32 años después de obtener el acta de concejal de mano de la desaparecida Coalición Popular, de la que formaba parte como miembro de Unión Liberal.
Ya en Alianza Popular, en 1987, volvió al Ayuntamiento de Madrid, de nuevo en la oposición. Una moción del censura del ya denominado Partido Popular y del Centro Democrático y Social contra el alcalde socialista Juan Barranco en 1989 convirtieron a Aguirre en concejal del Gobierno. Ocupó la cartera de Medio Ambiente.
En 1991 el PP ganó las municipales con mayoría absoluta y la madrileña repitió en el área, además de ser nombrada tercera teniente de alcalde. A lo largo de la legislatura sumó las concejalías de Cultura, Limpieza, Educación y Deportes.
Con las elecciones del 95, Aguirre fue nombrada primera teniente de alcalde y portavoz del Grupo Municipal del Partido Popular tras concurrir a las municipales como segunda de la lista, sólo por detrás de José María Álvarez del Manzano.
Licenciada en Derecho y técnico de Información y Turismo del Estado, Aguirre, de 63 años, es una superviviente nata, tanto en lo personal como en lo político. Superó un cáncer, salió sin un rasguño del accidente de helicóptero que sufrió con Rajoy en diciembre de 2005 y también resultó ilesa de los atentados de Bombay en noviembre de 2008.
Bronquita o multita
Durante los más de dos años en los que ha estado alejada de la primera línea de fuego político, el nombre de Aguirre ha estado presente en todas las salsas. Su ya famoso "bronquita o multita" en el incidente de tráfico con agentes de movilidad por aparcar en el carril bus de Gran Vía el pasado abril se une a los encontronazos directos con Podemos, formación que se ha querellado contra ella por vincularles con ETA, el chavismo y el castrismo. La madrileña ha alegado que en los dos primeros casos se limitó a leer titulares de periódicos y que la relación con Cuba sí es de su cosecha.
Esperanza Aguirre se ha presentado en los últimos meses como la adalid de la lucha contra la corrupción. Una de sus medidas más sonadas fueron los exámenes a los candidatos a la Alcaldía después de que estallara la operación Púnica, en la que el que fuera uno de los hombres de su más estrecha confianza durante años, Francisco Granados, acabara en la cárcel.
Tampoco se ha librado del caso Gürtel. De hecho, la Fiscalía Anticorrupción ha solicitado la comparecencia en el juicio como testigo de la expresidenta de la Comunidad de Madrid Esperanza Aguirre.