Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

España gastó en 2016 más de 770 millones de euros en las misiones internacionales de las Fuerzas Armadas

El Gobierno ha dedicado este año un total de 771,11 millones de euros a las 16 misiones de las Fuerzas Armadas en el exterior, en las que a día de hoy participan unos 2.400 militares españoles, a los que próximamente se sumarán 150 más que se desplegarán en la operación en Irak contra el grupo terrorista Estado Islámico.
Así lo ha explicado este martes la ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, durante su comparecencia ante la comisión del ramo del Congreso, en la que ha explicado sus planes para el departamento y ha hecho repaso de todas las operaciones en las que se encuentran inmersas las Fuerzas Armadas.
La misión más costosa ha sido la de Líbano --137 millones de euros--, ya que es la más numerosa, con 618 efectivos, 12 de los cuales son guardias civiles. Esta operación ha cumplido este año su décimo aniversario y la misión de los militares españoles, desplegados en la Fuerza Interina de Naciones Unidas (FINUL) es impedir un recrudecimiento de las hostilidades entre Israel y las milicias como Hezbolá que devenga en otra guerra.
La segunda misión más importante por su número de efectivos y presupuesto es la de Irak, donde los militares españoles entrenan desde enero de 2015 al Ejército y la Policía locales para frenar el avance del Estado Islámico. En esta operación participan actualmente 370 militares --a los que se sumarán los 150 citados-- y el Gobierno ha dedicado 97 millones de euros.
La presencia de la organización terrorista también en Siria ha desestabilizado aún más la guerra en este país, lo que motivó que Turquía pidiese ayuda a la OTAN en 2013 para proteger a sus poblaciones del sur de posibles ataques que procediesen de Siria o Irak. Así, España mantiene una batería antiaérea de misiles 'Patriot' y un contingente de 150 efectivos, con un presupuesto en 2016 de 35,8 millones de euros.
MISIONES EN ÁFRICA
La misión europea de entrenamiento en Malí (EUTM-Malí) es la tercera en cuanto al coste, 89 millones de euros. En ella están desplegados desde 2013 más de 120 militares, la mayoría en el campo de Koulikoro, que adiestran al Ejército maliense para que pueda ser capaz de hacer frente a la amenaza yihadista en el norte del país.
Como apoyo a la operación que Francia puso en marcha para ayudar al Gobierno de Malí, y que se ha extendido a todo el Sahel, España mantiene el destacamento Marfil en Dakar (Senegal), que presta apoyo logístico a las operaciones galas con un avión de transporte 'Hércules', un contingente de 57 militares y un coste de 27 millones de euros en 2016.
España también está implicada en otras misiones en el continente africano desde hace años. La más antigua, pues data de 2008, es la Operación Atalanta de la UE de lucha contra la piratería en el Cuerno de África, en la que participa un barco y un avión de patrulla marítima y para la que este año se han dedicado 134 millones de euros.
Muy cerca, en Somalia, 14 militares españoles están desplegados en una base junto al aeropuerto de Mogadiscio para formar y asesorar al joven Ejército del país. Esta misión ha tenido un coste de 4,5 millones de euros a lo largo de 2016.
Dentro de la misión que la UE lanzó en República Centroafricana tras la intervención inicial francesa, España contribuyó con 85 militares y 25 guardias civiles para la estabilización de la capital, Bangui, pero ahora esta misión ha sido reemplazada por otra orientada a la formación y la reforma de las Fuerzas Armadas de ese país y en la que participa una veintena de efectivos españoles, lo que ha conllevado un coste de 15 millones de euros.
Vinculada a esta misión, también se mantiene el despliegue en Gabón de un avión de transporte y unos 50 militares para asegurar el apoyo a las tropas españolas y europeas desplegadas en el centro de África, con un coste el año pasado de 22 millones.
30.000 PERSONAS RESCATADAS EN ALGO MÁS DE UN AÑO
Una de las operaciones que más información están generando por su aspecto humanitario es la europea SOPHIA de lucha contra las mafias de la inmigración en el Mediterráneo, a la que España contribuye con una fragata y un avión de vigilancia marítima.
En algo más de un año desde que se puso en marcha, todos los medios de la operación han rescatado a más de 30.000 personas en el mar, 8.300 de ellas por los españoles. El Gobierno español ha dedicado este año a la misión 67 millones de euros.
Otra de las misiones más costosas --20,6 millones de euros-- ha sido la de la Policía Aérea del Báltico, que duró sólo cuatro meses y en la que estuvieron desplegados cuatro aviones de combate Eurofighter para patrullar el espacio aéreo de Estonia, Letonia y Lituania.
AFGANISTÁN Y BOSNIA, LAS MÁS ANTIGUAS
Afganistán y Bosnia son las misiones más antiguas para las Fuerzas Armadas españolas, pero actualmente se dedican a ellas pocos efectivos por estar prácticamente finalizadas. En el país asiático hay actualmente 20 militares y el coste este año ha sido de 4,7 millones de euros, mientras que en el país europeo hay desplegados dos oficiales y el coste ha sido de 420.000 euros.
En diciembre de este año ha dado comienzo una nueva misión para las Fuerzas Armadas: el despliegue en Colombia de un equipo de observadores, entre militares y guardias civiles, que deberán certificar el cumplimiento de los acuerdos de paz y el desarme de las FARC. Esta operación está dotada con 4,1 millones de euros.
Por último, hay que tener en cuenta también las operaciones navales permanentes de la OTAN en las que participa España: la Active Endeavor --ahora Sea Guardian-- de lucha contra el terrorismo en el Mediterráneo, con un coste de 23 millones de euros en 2016, y las agrupaciones SNMG-1 y SNMG-2, para las que se han dedicado 86 millones de euros este año.