Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Erkoreka afirma que el lehendakari habló en el Vaticano "de qué puede aportar la Iglesia al fin de ETA"

El portavoz del Gobierno vasco y consejero de Gobernanza Pública y Autogobierno, Josu Erkoreka, ha asegurado que lehendakari, Iñigo Urkullu, habló en el Vaticano "de qué puede aportar la Iglesia al fin de ETA", aunque ha añadido que "encomiendas concretas de mediación no se han producido".
En una entrevista concedida a El Correo, recogida por Europa Press, Erkoreka indica además, en referencia a los presupuestos vascos de 2017, que no se va a gastar "más de lo que tenemos", ya que "salirse de ahí sería suicida".
Tras afirmar que si la reciente visita del lehendakari, Iñigo Urkullu, al Vaticano ha podido "provocar alguna inquietud" en la Iglesia vasca "está ya en vías de solución" tras haber manifestado su intención de reunirse con los obispos, Erkoreka niega que el objetivo de la reunión fuera buscar la mediación directa de la Santa Sede en el final de ETA.
No obstante, reconoce que "se habló de eso" y de lo que "la Iglesia puede aportar a ese proceso", aunque "encomiendas concretas de mediación no se han producido".
En ese contexto, subraya que el desarme de ETA "ya debería de haberse producido" y reafirma "la voluntad" del Gobierno vasco de "activar las ofertas para que se pueda materializar lo más rápido posible".
Por lo que respecta a la ponencia de Memoria y Convivencia, no descarta que se pueda "alcanzar un acuerdo" y cree que "la última palabra la tiene el Partido Popular". "La pasada legislatura se avanzó mucho pese a la parálisis", valora.
GOBIERNO CENTRAL
Preguntado por las relaciones con el Ejecutivo de Mariano Rajoy, Erkoreka advierte de que pese al acuerdo alcanzado en lo referido a la Ley Municipal, "el acuerdo no es un indicador por sí mismo de que las cosas están cambiando".
En esta línea, lamenta que se dé una actitud de "sostenella y no enmendalla" por parte del Gobierno central a la hora de "presentar recursos en la jurisdicción contencioso-administrativa" por lo que "no se ha movido nada".
Asimismo, subraya que, "sin generalizar", los delegados del Gobierno en Euskadi "se han enfrentado al conjunto de las instituciones imponiendo recursos, algo que choca abiertamente con la misión que le encomienda la Constitución de coordinar su actuación con la Administración autonómica". No obstante, reconoce en Javier de Andrés "unas formas mucho más amables y cercanas" que las de su antecesor, Carlos Urquijo.
Por otro lado, lamenta que, "hasta la fecha, las inquietudes que el lehendakari ha expresado al presidente del Gobierno en los cinco encuentros que han mantenido no han recibido respuesta" y reitera que "una comunidad singular" como el País Vasco requiere "foros bilaterales que no se acaban de reconocer de manera explícita como necesario o convenientes".
PRESUPUESTOS VASCOS
Cuestionado por las cuentas vascas, el consejero indica que el anteproyecto de presupuestos se aprobará entre febrero y marzo y niega que haya un "socio prioritario" a la hora de sacarlos adelante.
En esta línea, remarca que no se va a gastar "más de lo que tenemos" y el Ejecutivo se guiará por la previsión de recaudación, el límite de déficit y de deuda y la regla de gasto", ya que "salirse de ahí sería suicida".
Por último, y en referencia a la coalición con el PSE, dice que está funcionando bien, "hay sintonía, buena interlocución y ganas de resolver las diferencias".