Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Endesa, primera empresa española en devolver sus preferentes en efectivo

Cartel de la compañía EndesaGtres

Endesa realizará este jueves la operación para devolver a los compradores de participaciones preferentes todos los títulos adquiridos, con lo que se convertirá en la primera empresa española en realizar un desembolso de estas características.

En un momento en el que este tipo de inversión se encuentra especialmente cuestionada, la eléctrica ha tomado la decisión de devolver la inversión en efectivo y al 100% de su valor nominal.
La operación del jueves se realiza a través de la filial Endesa Capital Finance y consistirá en la amortización de la totalidad de las participaciones preferentes emitidas en marzo de 2003 al 100% del valor nominal de cada participación preferente más la remuneración devengada.
Esta emisión de 2003 tuvo un valor de 1.500 millones de euros, indicaron en fuentes de la compañía, si bien en junio de 2011 ya se anunció una primera amortización similar a la que se va a ejecutar ahora, con la diferencia de que en aquella ocasión se ofreció de forma voluntaria y ahora no.
En todo caso, a la amortización de 2011 acudió un porcentaje elevado de inversores, de modo que a Endesa solo le quedaban preferentes en circulación por valor de unos 180 millones, que son las que ahora se devolverán sin necesidad de que el accionista lo reclame.
Este jueves 28 de marzo los propietarios de las preferentes percibirán un ingreso en su cuenta por el total de la inversión y darán por concluida la relación contractual.
A pesar de los últimos recortes regulatorios y de las dificultades económicas del país, el perfil financiero de Endesa se caracteriza por un bajo nivel de endeudamiento.
De hecho, descontado el déficit de tarifa, Endesa disfruta en la actualidad de una situación financiera bastante saneada, con un volumen de deuda de apenas 4.000 millones de euros, lo que, dado el tamaño de la compañía, procura un apalancamiento reducido.