Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Embajador de Venezuela pide a España que condene el "terrorismo" de la oposición y la acusa de "doble rasero"

Asegura que en su país no hay presos políticos, sino políticos "enjuiciados por promover la violencia" que "siguen su debido proceso"
El embajador de Venezuela en España, Mario Isea, ha tachado de "inaudito" que el Gobierno español no haya condenado lo que ha calificado de "violencia terrorista" por parte de la oposición, y lo ha acusado de mantener un "doble rasero".
Según ha dicho, así se lo trasladó este miércoles al secretario de Estado de Cooperación y para Iberoamérica del Ministerio de Asuntos Exteriores, Fernando García Casas, con quien se reunió en el Ministerio. Isea ha remarcado que la reunión se produjo a petición venezolana y no fue una convocatoria de Exteriores.
"Hay un doble rasero, se combate el terrorismo en un sitio y en otros se alienta por acción u omisión", ha dicho mientras mostraba una sucesión de fotografías de escenas de violencia. Isea ha culpado a la oposición de "linchamientos" y de "más de 23 personas quemadas vivas". "Algunas incluso se autoincendiaron", ha afirmado. También ha acusado a los opositores de amenazar a comerciantes para que secundasen el paro convocado para este miércoles y jueves.
Preguntado por las peticiones que le transmitió García Casas, y en concreto por la liberación de los presos políticos, ha respondido que en Venezuela "no hay presos políticos", sino algunos "políticos enjuiciados por promover la violencia, en algunos casos llegando al extremo de acciones terroristas" y eso "sigue su debido proceso".
Isea ha subrayado que su Gobierno rechaza la "injerencia" de quienes pretenden decirles cómo deben "realizar los procesos en Venezuela" o que no se celebre "un proyecto que está contemplado en la Constitución", en alusión a las elecciones para la Asamblea Nacional Constituyente convocadas para el próximo domingo.
PRESIONES "INJERENCISTAS"
En rueda de prensa, Isea ha criticado la "presión internacional, por la vía de amenazas y presiones injerencistas", y ha dejado claro que todas ellas son "en vano" y que la Constituyente se va a celebrar "por decisión mayoritaria de la gente, que no quiere violencia y no quiere intervención extrajera".
En su opinión, las posiciones del ministro español, Alfonso Dastis; la representante de la UE, Federica Mogherini y el presidente de Estados Unidos, Donald Trump, responden al "mismo marco intervencionista y fracasarán".
En este contexto, ha admitido que la relación entre Venezuela y España no son tan buenas como él querría --"no son las que deseamos", ha dicho-- pero ha remarcado que quieren tener "la mejor relación".
Con todo, ha apuntado que también hay factores de normalidad, como el hecho de que España haya pedido al Gobierno de Venezuela su apoyo para ser miembro de un organismo internacional (la Organización Marítima Internacional), igual que hace dos años los dos países se apoyaron mutuamente para el Consejo de Seguridad de la ONU.
LA CONSTITUYENTE, "UN ESPACIO DE DIÁLOGO SUPERIOR"
También ha lamentado que la oposición no quiera participar en las Asamblea Constituyente que, según ha dicho, ofrece "un espacio de diálogo superior" para intentar llegar a acuerdos, más allá de los partidos políticos.
Y ha asegurado que un sector de la oposición hizo llegar "a través de algún facilitador internacional" al presidente venezolano, Nicolás Maduro, que participarían en la Asamblea Constituyente si ésta se retrasaba. Maduro, ha añadido, respondió que él estaba dispuesto a hacerlo si lo declaraban públicamente, pero que se negaron a hacerlo.