Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Embajada de España en Grecia sigue el caso de los activistas detenidos con ocho refugiados en su autocaravana

La Embajada y el Consulado de España en Grecia siguen el caso de los dos activistas detenidos cuando intentaban viajar a Italia con ocho refugiados ocultos en la bodega de una autocaravana, han informado a Europa Press fuentes diplomáticas.
Han sido las propias autoridades griegas las que han informado formalmente a la Embajada de la detención del vizcaíno Mikel Zuloaga y la navarra Begoña Huarte, que se enfrentan a ser acusados de un delito de tráfico de personas.
La Embajada se mantiene en contacto permanente con las autoridades griegas siguiendo la evolución del caso, han añadido las mismas fuentes.
Una portavoz de los detenidos ha explicado desde Bilbao que está previsto que pasen este jueves a disposición judicial, que es cuando se conocerá de qué se les acusa y si la justicia griega adopta alguna medida cautelar, como podría ser su ingreso en prisión provisional si se considera que existe riesgo de fuga.
En un vídeo grabado antes de desplazarse a Grecia para trasladar desde allí a Euskadi a ocho refugiados y difundido este miércoles en las redes sociales, Zuloaga y Huarte reivindican su "derecho a desobedecer trayendo a personas refugiadas y haciendo de Euskal Herria tierra de acogida" mientras los gobiernos europeos sigan "legalizando el horror e incumpliendo su raquítico cupo" de acogida.
Precisamente este jueves llegaba a España un grupo de 189 refugiados procedentes de Grecia, que forman parten de las 500 plazas que España ofreció en octubre a Grecia e Italia en el marco del cumplimiento de sus compromisos de reubicación con la Comisión Europea.
En el vídeo, los activistas aclaran que esta acción de desobediencia busca un fin de denuncia política y de respeto a los Derechos Humanos, y que en ningún caso buscaban un afán lucrativo. El viaje, añaden, se ha sufragado con aportaciones de individuos de movimientos sociales.