Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Elorza dice que el referéndum del 1-O solo será "un recuento" e insta a Rajoy a negociar con documentos sobre la mesa

Llama al diálogo para poner fin "a la carrera desenfrenada al precipicio" del Govern y del Gobierno del PP, que defiende "una España imperial"
El secretario del Área de Transparencia y Democracia participativa del PSOE y diputado por Guipúzcoa, Odón Elorza, ha afirmado que el 1 de octubre no se celebrará un referéndum en Cataluña, sino "un recuento" soberanista. Tras rechazar que se "llegue a escenarios" como la inhabilitación de Carles Puigdemont o la suspensión de la autonomía, ha instado al presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, a negociar "poniendo documentos sobre la mesa".
En una entrevista concedida a Europa Press, Elorza ha realizado un llamamiento al diálogo para poner fin "a la carrera desenfrenada hacia el precipicio" que, a su juicio, han emprendido el Govern y el Ejecutivo del PP, que defiende "una España imperial".
El dirigente socialista ha explicado que, en opinión de su partido, el 1 de octubre no se celebrará en Cataluña un referéndum independentista, sino "un recuento" de los soberanistas para ver "cuántos son y cuántos participan" en esa jornada.
Odón Elorza ha señalado que "lo que se pueda organizar o desarrollar" ese día "no va a tener estructura ni censo, ni es una convocatoria legal, pactada con las partes, con el Gobierno", y ni siquiera "se va a producir un debate tranquilo y sosegado en el propio Parlament de Cataluña".
"Nosotros no hablamos de referéndum para esa fecha, hablamos de un recuento que van a hacer los soberanistas catalanes en el sentido de: 'cuántos somos', y 'cuántos participan' en esa jornada de movilización, que va a tener su acompañamiento por delante de una fecha y por detrás", ha manifestado.
Para Elorza, se trata de "un paso más hacia situaciones de ruptura de la convivencia entre una parte de Cataluña, y lo que ellos entienden como el conjunto de España, y con eso hay que acabar".
Ante ello, ha explicado que los socialistas realizarán "esfuerzos" para tener "presencia en Cataluña", con el fin de "conectar con muchos sectores sociales, económicos, políticos, e ir tratando de desactivar tensiones en todas esas fechas" previas al 1 de octubre, en las que habrá "más movilizaciones" en la comunidad catalana, pero "siempre desde la tranquilidad". "Eso también lo podría hacer el señor Rajoy, además poniendo sobre la mesa documentos políticos para dialogar y negociar", ha indicado.
En este sentido, ha afirmado que, más que la reforma constitucional, que se haría a medio plazo, el PSOE plantea para el tema de Cataluña, a más corto plazo, el diálogo en base a la 'declaración de Barcelona', en la que, a su entender, hay posibilidad de "espacios de encuentro, con el reforzamiento del autogobierno o mejoras de la financiación", y numerosas cuestiones "importantes para restablecer la confianza y el encaje de Cataluña en España, que no precisa, en absoluto, de medidas extremas, ni mucho menos la independencia".
REBAJAR RECLAMACIÓN DE INDEPENDENCIA
Por ello, confía en que "todo esto sea pasajero", y la situación "tienda a normalizarse porque, después de esa fecha de octubre, la situación de reclamación de independencia va a seguir subsistiendo", pero considera que "se puede reducir de un modo notable el apoyo" al proceso independentista.
A su juicio, los porcentajes de apoyo al independentismo pueden ser "mucho menores" de los que existen ahora "como consecuencia de ese juego de confrontación que han propiciado ambas partes por sus intereses".
El representante del PSOE se ha mostrado convencido de que habrá nuevas elecciones en la comunidad catalana, "más pronto que tarde", y que "el gran perdedor va a ser el PDeCAT".
"Lo previsible es que pierda mucho apoyo electoral, que pierda el Gobierno, que gane ERC. El PDeCAT pasará a la historia como el partido que no supo ni desarrollar ni ganar esa consulta o recuento, como decimos nosotros, y va a ir a la oposición, algo que va a ser una tragedia para ellos, con una imagen que le persigue de la corrupción de Pujol y compañía", ha añadido.
Pese a que ERC "tiene una tradición independentista radical", cree que, "a la hora de negociar tras unas nuevas elecciones en Cataluña, puede ser un interlocutor más razonable, más sensato que Puigdemont y que el PDeCAT".
"Pudiera ser perfectamente que ERC, después de unas elecciones, viendo qué ha sucedido y que no hay condiciones de legalidad ni de democracia, ni ha habido un debate en profundidad, no insista en un proceso soberanista a la brava, sino que diga que hay que establecer una pausa de diez o doce años, sin renunciar a un proceso de autodeterminación", ha destacado.
Mientras tanto, en estos años, según ha dicho, se puede "ir reforzando el autogobierno y entrando en diálogo con el Gobierno del Estado". "Eso ha sucedido también en distintas ocasiones en Escocia, y en Canadá, en el caso de Quebec, y ellos toman el mundo como referencia", ha aseverado.
NI INHABILITACIONES NI EL 155
Odón Elorza ha afirmado que ellos no quieren que se llegue a un escenario de inhabilitación del presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, ni a la aplicación del artículo 155 de la Constitución, que prevé la suspensión de la autonomía. "Esperemos que la situación no llegue a ese extremo", ha añadido.
El representante del PSOE cree "que hay otras salidas y otras actitudes". "No nos gusta manosear ese escenario que no es el nuestro y no estamos propiciando. Nosotros estamos siendo realmente cautos, prudentes, haciendo una apuesta política por reducir la tensión y por buscar un cauce de negociación, algo que no han sabido aprovechar las partes durante los últimos cinco o seis años, de modo que no vamos a trabajar en ese escenario ni a hacer declaraciones que puedan situarse en un dramatismo que no compartimos", ha aseverado.
A su juicio, "eso es lo que seguramente quieren las partes en confrontación abierta, Puigdemont y estos socios que tiene de la CUP, y el PP y Ciudadanos", porque "les reporta beneficios electorales". En esta línea, ha precisado que los socialistas pretenden "un escenario absolutamente diferente, a corto, con la declaración de Barcelona y la de Granada, y a medio, con la reforma de la Constitución".
EL DIÁLOGO
Odón Elorza ha señalado que el PSOE entiende que, "después de octubre", lo que hace falta es hablar. "Hemos repetido hasta la saciedad que los dos gobiernos se sienten a dialogar y a negociar. Incluso sin reformar la Constitución, algo que es complejo y llevará un tiempo, se pueden mejorar las condiciones, la relación de Cataluña en España, la sintonía de España y Cataluña", ha añadido.
No obstante, cree que, "mientras el PP y Rajoy gobiernen en España, el proyecto de España que perciben los catalanes les provoca, no solo a los soberanistas, sino a otros sectores importantes de Cataluña, un rechazo importante porque Rajoy y el PP atacaron con mucha fuerza el Estatut de Cataluña, que, en parte, eliminó o atacó el Tribunal Constitucional".
"Fue el PP el que interpuso ante el TC el recurso, quien hizo una campaña a la contra en las calles de una manera burda contra el Estatut", ha apuntado.
Odón Elorza ha subrayado que, en torno al Estatut, "el PP creó el conflicto y fue el que echó una chispa, que luego el nacionalismo, en concreto CiU, aprovechó ante la crisis que atravesaba "por la corrupción, porque estaba aplicando políticas antisociales en Cataluña, y lo sigue haciendo".
"Ese nacionalismo soberanista, que hasta entonces no lo era, se envolvió en la bandera catalana, y sacó a la gente a la calle de la mano de los movimientos cívicos", ha apuntado.
A partir de ahí, ha manifestado que "todo ha sido una carrera de despropósitos, una carrera desenfrenada hacia el precipicio, entre el Gobierno de Cataluña y sus aliados, ERC, la CUP, etc., y el Gobierno del PP que aprovecha electoralmente la confrontación en Cataluña porque ellos defienden, de alguna manera, la España imperial".