Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

'El Bigotes' en una grabación: "Rajoy es un gilipollas y un mierda"

El exgerente de Orange Market, Álvaro Pérez, conocido como 'El Bigotes', ha tenido que escuchar en el juicio que se sigue contra él y otras 12 personas por la pieza 3 del caso Gürtel una conversación telefónica en la que alude al actual presidente del Gobierno, Mariano Rajoy, en los siguientes términos: "Cuando dejé de trabajar con Aznar, me dejó una temporada con Rajoy, que es un gilipollas y un mierda".

Esta conversación, que tuvo lugar antes de febrero de 2009, se ha escuchado en la Sala del Tribunal Superior de Justicia de la Comunidad Valenciana (TSJCV), donde declara como acusado Pérez, quien se enfrenta a una pena de 10 años de prisión por delitos de tráfico de influencias, cooperador necesario de malversación de caudales y cohecho.
En un momento del interrogatorio, cuando se le estaba preguntado por su relación con el expresidente de la Generalitat Francisco Camps, se ha podido escuchar una conversación en la que, además de reconocer que era "muy, muy amigo de Camps desde hace 20 años", también afirmaba: "Cuando dejé de trabajar con Aznar, me dejó una temporada con Rajoy, que es un gilipollas y un mierda".
"PRESIÓN BRUTAL"
En general, sobre su trabajo con el PP, el acusado ha indicado que trabajar con este partido de un Gobierno nacional --en su etapa en Special Events entre 2000 y 2003-- conlleva una presión "brutal" y es algo "muy complejo". Este sentimiento le condujo, según ha dicho, a irse a Valencia y a montar Orange con la ayuda de Francisco Correa, a quien ha definido como "muy rarito".
En este tiempo, ha descrito que no "soportaba" Madrid porque "trabajar para el PP de un Gobierno nacional es muy complejo". "Haces un evento y abres los telediarios de todas las televisiones de España, y con cualquier fallo te puedes cargar al cliente y tener problemas graves. Venía de elecciones municipales, me acercaba a unas nacionales y no podía más con la presión", ha dicho.