Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

ERC exige en el Congreso la derogación de la reforma del TC

ERC ha registrado este jueves en el Congreso una proposición no de ley para pedir la derogación de la ley 15/2015 de reforma de la ley del Tribunal Constitucional (TC) que, entre otras nuevas funciones, da potestad al tribunal para inhabilitar a los cargos públicos que incumplan sus autos y resoluciones.
En un comunicado, ERC ha dicho que "es la respuesta" a la decisión del TC de este jueves de rechazar el recurso presentado el Gobierno vasco contra la reforma dirigida a reforzar sus facultades para hacer cumplir sus resoluciones.
"La sentencia del TC puede avalar su propio poder para imponerse ante las denegaciones de suplicatorio de Carme Forcadell por parte del Parlament", ha advertido el portavoz de ERC en el Congreso, Joan Tardà, que ha añadido que el alcance de la sentencia y de los poderes que puede llegar a tener el tribunal todavía no están claros, dada la ambigüedad que, según el, tiene la ley.
Tardà cree que "está claro que la ley fue aprobada para dar poder al TC para luchar contra el proceso de independentista catalán", teniendo en cuenta que podría utilizarse para eludir las posibles denegaciones por parte del Parlament de Cataluña de las solicitudes de suplicatorio a Carme Forcadell, ha dicho.
Si hasta ahora Forcadell ha tenido inmunidad parlamentaria y la inviolabilidad del Parlament, ahora esta ley "servirá para un TC del PP con poderes excepcionales destinados a imponerse ante la soberanía del Parlament", ha añadido.
En la proposición no de ley presentada, ERC recuerda que la reforma de la ley del TC para "ampliar la capacidad coercitiva" se hizo con el único apoyo de la mayoría absoluta del PP justo antes del final del X legislatura y mediante el procedimiento de urgencia y lectura única.
Esta estrategia es la que el PP "ya había seguido en 2003 para modificar el Código Penal para convertir en delito la convocatoria ilegal de referéndums" y que en este caso parece hecho con el fin de perseguir los cargos políticos catalanes comprometidos con el proceso y el no reconocimiento de las sentencias del TC que pretendan evitarlo, ha considerado.
ERC cree que el PP ha colocado a España en la anomalía y que con la reforma ha otorgado poderes ejecutivos de sanción "para un deslegitimado y politizado Tribunal Constitucional".
Según Tardà, la decisión del TC "demuestra una vez más la corrupción en sus funciones del propio Constitucional, en avalar una ley que se hace ad hoc contra el proceso de Cataluña", por lo que ha concluido que una vez más se evidencia que no hay separación de poderes.