Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EH Bildu ve "razonable" el plazo de dos años para un nuevo texto de autogobierno que no se debe "descafeinar"

Advierte de que si el proceso "cae en vía muerta" pondrá la voluntad ciudadana "por encima de la Constiución"
El parlamentario de EH Bildu Iker Casavova ha considerado "razonable" el plazo sugerido por el PNV para definir un nuevo texto de autogobierno, si bien ha advertido de que éste no debe ser "descafeinado" porque "no es lo mismo un nuevo Estatuto" que un "nuevo estatus". Por ello, ha advertido de que, aunque EH Bildu está dispuesto a realizar este proceso a través de la vías legales, si éste cae "en vía muerta" pondrá la voluntad ciudadana "por encima de la Constitución".
En declaraciones a Radio Euskadi, recogidas por Europa Press, Casanova ha "celebrado" que se empiecen a poner "plazos concretos" a la cuestión del autogobierno porque, hasta la fecha se estaba "dando vueltas a una rotonda" sin "ser capaces de "encontrar una salida".
A su juicio, el diálogo es "una obligación" si se pretende "salir de esa rotonda" y avanzar fundamentalmente en dos cuestiones, "el ámbito de la paz y la normalización, y otra, la del nuevo estatus".
"Queremos que en esta legislatura haya avances, queremos que pasen cosas, y en ese avance, en estos ámbitos, tienen que venir por la vía del acuerdo", ha dicho.
Casanova ha destacado las "enormes diferencias" que separan el programa de Gobierno de PNV y PSE con las línea políticas de la coalición soberanista en materia social. Sin embargo, "en paz, normalización y nuevos estatus" cree que, para que "algo pase", se debe conseguir "a través del acuerdo".
"Lo que pasa es que, en el ámbito de nuevo estatus, queremos un acuerdo sin descafeinar y sin fraude con respecto a aquello que nos hemos comprometido ante la sociedad los representantes de las tres primeras fuerzas políticas de este país (PNV, EH Bildu y Elkarrekin Podemos), que es avanzar hacia un nuevo estatus fundamentado en el reconocimiento de Euskadi como nación y de su derecho a decidir", ha señalado.
Casanova ha indicado que "si no hay intentos de descafeinar ese planteamiento" y además "se le pone una concreción temporal razonable", que ha admitido que pueden ser dos años, "se abre un carril para el diálogo y se puede empezar a concretar algo que lleva en el ánimo y el debate político durante mucho tiempo y ya es hora de que se empiece a materializar".
"El compromiso de EH Bildu va a estar ahí, nosotros también queremos un nuevos estatus basado en el derecho a decidir, en la primera mitad de la legislatura", ha admitido.
POR ENCIMA DE LA CONSTITUCIÓN
No obstante, ha advertido de que "un nuevo estatus no es un nuevo Estatuto", porque "lo que necesita es que cambie el modelo de relaciones entre este país y el Estado español, que cambie el estatus actual en el que el Estado manda y Euskal Herria se encuentra en una posición subordinada".
"Que cambie este estatus de dependencia en el que, la última palabra sobre el autogobierno, la tiene el Tribunal Constitucional presidido por un militante del PP", ha dicho.
Posteriormente, según EH Bildu, la sociedad vasca "decidirá qué modelo de relaciones quiere tener con el Estado". "Eso es nuevo estatus, no solo hablamos de una reforma del Estatuto que reorganice las competencias". Casanova ha recordado, en este punto, al PNV "dónde terminó el Plan Ibarretxe" y por qué "fracasó y quedó en vía muerta".
El parlamentario de la coalición soberanista ha admitido que PNV y Elkarrekin Podemos cuentan con una fuerza en el Parlamento vasco mayor que la suya, y desean hacer el proceso "a través de las vías establecidas en la legalidad actual".
Por ello, ha manifestado la disposición de EH Bildu a realizar este proceso "a través de estas vías" pero ha advertido de que "si en un momento dado, determinamos que es una vía muerta, vamos a poner la voluntad democrática de la ciudadanía vasca por encima de la Constitución española".