Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

EH Bildu, dispuesto a "negociar" el Presupuesto vasco, pide un "acuerdo global" a cambio de su apoyo

Cree que el PP es la "primera opción" para el PNV y teme un 'cambio de cromos' de apoyos en Madrid a cambio de votos en Euskadi
El parlamentario de EH Bildu Iker Casanova ha mostrado la disposición de su coalición a negociar el Presupuesto de la Comunidad Autonoma Vasca para 2017, si bien ha puntualizado que cualquier apoyo debe enmarcarse "en el marco de un acuerdo global sobre la política económica y los objetivos de las Cuentas".
Tras pronosticar que la influencia de los socialistas en el proyecto de presupuestos será, en esta ocasión, "aún menor" que en el pasado ejercicio, se ha mostrado convencido de que la "primera opción" para el PNV será el PP, y ha expresado su temor de que se produzca un 'cambio de cromos' de apoyos en Madrid a cambio de votos en Euskadi.
En declaraciones a Europa Press, Casanova ha manifestado la disposición de la coalición soberanista a "hablar y negociar" sobre el presupuesto vasco, al igual que hizo en los dos últimos ejercicios, en los que el PNV "eligió la compañía del PSE-EE porque no les exigía ningún cambio" respecto a la propuesta inicial de las Cuentas.
Sin embargo, ha advertido de que EH Bildu establecerá "condiciones" para dar su apoyo porque cree necesario que se dé "un debate de fondo sobre las cuestiones presupuestarias". "Nosotros no vamos a entrar a un diálogo o una pseudo-negociación que se base en hacer rotondas en los municipios que gestionamos u otras medidas clientelares, como han venido haciendo el PNV con el PSE-EE en los últimos años", ha señalado.
El parlamentario de EH Bildu ha señalado que, en una posible negociación", se deben "tocar cuatro elementos fundamentales", entre los que ha incluido "la reordenación profunda del gasto para corregir los desequilibrios estructurales" del Presupuesto o la "reversión de los recortes de años anteriores".
Además, cree preciso lograr "un compromiso serio y detallado" sobre una reforma fiscal "que permita corregir el problema estructural de falta de ingresos", así como convertir las Cuentas "en un elemento para que el Gobierno tenga capacidad de liderazgo y de dinamización en la generación de empleo y mejora de la economía".
El parlamentario vasco ha asegurado que han existido partidas en anteriores presupuestos que "quizá no son del todo necesarias", cuando Euskadi invierte en Sanidad el 5% del PIB, frente a la media del 7,2% de la UE.
Aunque ha apuntado que todavía no disponen del proyecto de presupuestos, la cantidad es "la misma que en 2016" y, por tanto "van a ser continuistas". Por ello, considera que, aunque no se prevean nuevos recortes del gasto, "sí consolidarán los hechos en ejercicios anteriores".
Según ha advertido, la coalición soberanista "no va a permitir que se consoliden de forma estructural", por lo que "el Presupuesto deberá dar vueltas a cosas como los más de 6.000 puestos de trabajo que se han perdido en Educación y Sanidad, o la eventualidad, que llega al 35% en la Administración Pública".
REFORMA FISCAL
Iker Casanova ha criticado, asimismo, que Euskadi se encuentra muy por debajo de la media europea en lo relativo a ingresos fiscales (31% del PIB frente al 38% de la UE).
Para lograr que el Presupuesto se convierta en "un instrumento activo para desarrollar políticas económicas bajo el liderazgo de la Administración Pública", ha dicho que el Ejecutivo debe "dejar de inhibirse en un asuntos tan fundamentales como la política industrial", que ha causado "un estancamiento" de la industria vasca y "un descenso den la inversión del I+D".
"Queremos ver que haya una voluntad de compromiso para que el Gobierno utilice los Presupuestos, no solo para la redistribución de la riqueza o la garantía de derechos sociales, sino también para consolidar o ir avanzando hacia un modelo económico renovado de base industrial, y no vaya a remolque de los que se impone desde el Estado", ha apuntado.
"SIN EXIGENCIA DE MÁXIMOS"
El parlamentario de EH Bildu ha aclarado que sus planteamientos no serán "exigencias de máximos", sino que serán "asuntos que se van a poner encima de la mesa" para iniciar una negociación". También será preciso establecer "un calendario temporal" para desarrollar las medidas a acordar.
Por otra parte, se ha mostrado convencido de que el PSE-EE tendrá menos influencia en los Presupuestos vascos de 2017 que sobre los anteriores "porque antes negociaba con 16 parlamentarios que garantizaban su aprobación, y ahora forma parte del Gobierno por una consideración política del PNV".
"Venimos de tres años en los que la base presupuestaria ha sido un acuerdo de política económica entre el PNV y el PSE-EE, y la negociación del Presupuesto ha sido un paripé, en el cual las partidas que realmente se han modificado por influencia de los socialistas, han sido cuantitativamente ridículas y orientadas, exclusivamente, a mantener una red clientelar en los municipios que gobernaba y a premiar a asociaciones afines", ha criticado.
Por ello, considera que, "dada la política económica previa" y visto que "el pacto presupuestario anterior", el próximo proyecto de Cuentas vascas "no va a suponer ninguna novedad". "Van a ser absolutamente continuistas", ha pronosticado.
APOYOS
El parlamentario de EH Bildu cree que "la primera opción" que el Gobierno del PNV "tiene sobre la mesa" para acordar el próximo Presupuesto es la del PP. "De hecho, hay dos negociaciones paralelas y bastante relacionadas, la de Madrid, y la del Presupuesto aquí", ha añadido.
A su juicio, "quizá sea más consonante con su política de no tocar la fiscalidad y de hacerse el liberal en ciertos aspectos como política industrial" el buscar el acuerdo con los populares. "Nosotros no cerramos la puerta, pero cualquier apoyo presupuestario debe venir en el marco de un acuerdo global sobre la política económica y los objetivos de los Presupuestos", ha concluido.
Casanova ha insistido en que EH Bildu no iniciará la negociación "con un planteamiento de máximos", pero sí pondrá los cuatro ejes establecidos "sobre la mesa, consciente de que una negociación exige cesiones por ambas partes".
"Dudamos de que el PNV tenga intención de afrontar la negociación en esos términos y, probablemente, volverá a hacer lo que habitualmente suele hacer, que es el 'cambio de cromos', de apoyos en Madrid por apoyos aquí", ha concluido.