Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

David Pla, Izaskun Lesaka e Iratxe Sorzábal, las caras del comunicado

David Pla, Iratxe Sorzábal, Izaskun Lesaka, dirigentes de ETAcuatro.com

Ocultando su rostro como es habitual, con una capucha, 'txapela' y uniforme negro

Las primeros análisis de las Fuerzas de Seguridad identifican al etarra David Pla como el cabecilla de ETA encargado de poner la voz al anuncio del cese definitivo de la violencia de la banda después de casi 53 años de historia, según han indicado fuentes de la lucha antiterrorista. Se trata de la misma puesta en escena de los últimos comunicados de la cúpula etarra en los que Pla ha comparecido con las también dirigentes Izaskun Lesaka Argüelles e Iratxe Sorzábal.
Ocultando su rostro como es habitual, con una capucha, 'txapela' negra y uniforme negro, David Pla aparece escoltado por otros dos terroristas, identificadas como Izaskun Lesaka Argüelles e Iratxe Sorzábal. Una de ellas ha sido la encargada de leer la versión en euskera de este comunicado. Sorzábal fue la encargada de leer el comunicado del 50 aniversario de la banda en 2009 y en el que los terroristas anunciaron su decisión de poner fin a "las acciones armadas ofensivas" del pasado 5 de septiembre. A su vez, David Pla ya fue el encargado el pasado 10 enero de anunciar mediante otro video el alto el fuego permanente, general y verificable de ETA.
Además en el pecho los tres etarras lucían el anagrama de ETA con la leyenda 'Bietan Jarrai' ('Seguir en las dos') que defiende la apuesta de lograr los objetivos compaginando la vía militar y política.
David Pla, huido desde abril de 2010
Pla Martín fue detenido en abril del año pasado en Francia en el marco de una operación de la Guardia Civil contra el entramado de abogados de la banda (HALBOKA) que servía de nexo entre la cúpula terrorista y las cárceles.
Sin embargo, las autoridades galas le dejaron en libertad días después al no encontrar pruebas de su vinculación con esta causa, situación que aprovechó para huir y pasar a la clandestinidad.
Antes de aquel arresto, la Policía Nacional seguía los pasos de Pla desde hacía al menos dos años, debido a su relación con la cúpula terrorista en la que habría escalado posiciones bajo la tutela de Sorzábal y Lesaka.
El Ministerio del Interior dijo de él que era uno de los "hombres fuertes" del 'aparato político' de la banda terrorista ETA tras su arresto el 15 de abril de 2010 en la localidad francesa de Hendaya donde tenía su domicilio. Allí vivía con su pareja y su hijo.
"Al tratarse del responsable de los temas de presos dentro es uno de los hombres fuertes dentro del aparato político", aseguró el ministro del Interior Alfredo Pérez Rubalcaba horas después de su arresto. Añadió que "presuntamente es el responsable" del colectivo de abogados.
De 34 años, nació en Pamplona (Navarra). Antiguo miembro de ETA, integró la organización juvenil Jarrai de apoyo a ETA, donde llegó a ser uno de sus responsables y se presentó como candidato por la coalición Herri Batasuna en las Elecciones Municipales en el año 1995, aunque no resultó elegido. Al sentirse vigilado huyó a territorio galo y se integró en las estructuras de ETA, en concreto en sus grupos armados.
En julio de 2000 fue detenido por el Cuerpo Nacional de Policía en Zaragoza como integrante de un comando de liberados de ETA denominado 'Aragón', que acababa de entrar en España para la comisión de atentados. En julio de 2001 fue condenado a seis años de prisión por un delito de pertenencia a banda armada.
Había recibido instrucciones del dirigente etarra Francisco Javier García Gaztelu Txapote para extender a toda España una infraestructura estable, consistente en pisos, vehículos y documentación falsa, a fin de que posteriormente fuera utilizada por los comandos operativos. Además tenía órdenes para conseguir información sobre posible objetivos.
En agosto de 2006 fue puesto en libertad definitiva por cumplimiento de condena. Posteriormente, se trasladó a Francia, donde comenzó sus actividades en el entorno de las organizaciones de apoyo a los presos.
Las dirigentes
De 39 años, Iratxe Sorzábal es la terrorista más veterana que queda en ETA y ha sido considerada una de las máximas dirigentes de ETA en estos últimos años. Entró en la banda a principios de los 90. Como miembro del comando Ibarla, participó en tres asesinatos entre 1994 y 1997. Antes de que la caída de sus jefes la precipitase a la cúpula, fue responsable de Alboka, aparato de ETA que controla a sus presos. Relacionada con el grupo durante más de una década, Sorzábal fue encarcelada en Francia durante dos años en 1997, después de ser detenida con dos hombres armados de ETA en una granja que pertenecía a separatistas bretones. Al volver a España en 1999, se convirtió en profesora de Euskera en Irún y en portavoz de los prisioneros de ETA. Fue arrestada y posteriormente puesta en libertad en 2001, al no contar con suficientes pruebas para demostrar que fuera miembro de un comando de ETA, por lo que se trasladó a Francia, donde protagonizó frecuentes escapadas. En febrero, junto al entonces jefe de operaciones de ETA, Iurgi Mendinueta, sufrió un accidente en un vehículo que habían robado. Antes de huir, cavaron un agujero cerca para ocultar un ordenador portátil. También había una fotografía de Sorzábal con un niño de corta edad. Los expertos estiman que forma parte del ala más dura de ETA y que ha sido la que más obstáculos ha puesto para llegar al comunicado del fin de la lucha armada.
La tercera terrorista podría ser Izaskun Lesaka Argüelles, conocida como 'La Literata'. Se encuentra en busca y captura desde el año 2005. Nacida en Pamplona en 1975, formó parte de las direcciones tanto de Jarrai como de Haika. Huyó de España en 2002. Según los informes, es la autora de los comunicados de ETA y uno de los tres miembros que ejercen el control político sobre el grupo y que dan órdenes a los comandos.