Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Directivos de la sucursal del Sector F de Almensilla (Sevilla) testifican sobre los cheques y la "falta de diligencia"

Habrían testificado por cheques hechos efectivos con la única firma de uno de los encargados de la junta, cuando eran necesarias dos
El Juzgado mixto número uno de Coria del Río (Sevilla), que indaga el presunto desfalco de 3,7 millones de euros en las cuentas de la junta de compensación del Sector F de Almensilla, ha tomado declaración como testigos a los directivos de la sucursal bancaria encargada de la cuenta de la junta de compensación, entre 2009 y 2015. Durante su declaración, no habría sido justificado cómo fueron hechos efectivos una serie de cheques con la firma de uno solo de los máximos responsables de la junta de compensación, cuando era obligatorio contar con dos rúbricas.
Según fuentes del caso consultadas por Europa Press, durante la comparecencia de estos cuatro testigos, tres personas que ostentaron la dirección de la sucursal bancaria entre 2009 y 2015 y un subdirector, habría quedado de relieve que a la cuenta de la junta de compensación del Sector F tuvieron acceso en el periodo investigado Julio Mateos como entonces tesorero, e Ismael Perea como presidente en aquella etapa.
Julio Mateos es, de hecho, la principal figura de la investigación, toda vez que permanece en prisión desde que fuese detenido en agosto de 2016, tras haber huido en 2015 al confesar que se había apropiado del dinero de la cuenta de la junta de compensación, aprovisionada con aportaciones de los parcelistas para unas obras de urbanización y dotaciones públicas, aún muy lejos de estar completas.
EL ALCANCE DEL DESFALCO
Según la Policía Nacional, Julio Mateos se habría apropiado indebidamente de unos 2,5 millones de euros desde 2006. "Prevaliéndose de su posición (de tesorero), se fue apropiando de cuantiosas sumas de dinero", considera la Policía, según la cual "se estima que el desfalco total podría ascender a más de 3.706.718 euros, con un gran número de afectados que rondaría en torno a las 600 familias". Y es que el supuesto desfalco, insistimos, habría sido perpetrado sobre el dinero aprovisionado por los parcelistas para urbanizar la zona y dotarla de equipamientos básicos.
En cuanto a Ismael Perea, actual director general del consorcio Fernando de los Ríos, exedil socialista del Ayuntamiento de Almensilla y expresidente de la junta de compensación, la Unidad contra la Delincuencia Económica y Fiscal (UDEF) de la Policía Nacional le incluyó entre las "personas que se consideran de gran relevancia dentro de la investigación", junto con Julio Mateos, el que fuese auditor de la entidad, Juan Carlos Navarro, y Marianela Sánchez, responsable de la asesoría Asema.
En ese sentido, y según las citadas fuentes acerca de la comparecencia testifical de los responsables de la sucursal bancaria donde estaba depositada la cuenta de la junta de compensación, los mismos no habrían justificado cómo fue posible que se hiciesen efectivos cheques con una única firma por parte de la cúpula de la junta de compensación, cuando para ello era obligatorio contar con la rúbrica tanto del tesorero, como del presidente de la junta.
Además, "muchos" de los citados cheques, según tales fuentes, habrían sido hechos efectivos "al portador" sin que mediase la "identificación" expresa de quién era el portador. Los responsables de la sucursal, según las citadas fuentes, no habrían justificado como tal extremos como estos y otros también relativos a una presunta "falta de diligencia" a la hora de controlar la gestión de esta cuenta bancaria.