Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Diplomáticos españoles se desplazan a la zona de búsqueda de los tres espeleólogos

Tres espeleólogos españoles desaparecidos en Marruecoscuatro.com

Dos diplomáticos españoles, el subinspector de Apoyo Operativo de la Consejería de Interior de la Embajada de España en Marruecos y el cónsul en Casablanca, se han desplazado a la zona donde desaparecieron los tres espeleólogos españoles en Marruecos para seguir de cerca y colaborar en la búsqueda. Desde España se está intentando que el Gobierno marroquí autorice la entrada de medios españoles para que participen en la búsqueda, la cual se está viendo complicada pos la intensa niebla y las dificultades para acceder a la zona.

El subinspector de Apoyo Operativo de la Consejería de Interior de la Embajada de España en Marruecos y el cónsul en Casablanca han acudido a la zona montañosa entre Marrakech y Uarzazate, al sur del país norteafricano, para seguir de cerca y ayudar en la búsqueda de los tres espeleólogos españoles desaparecidos desde hace varios días, según han confirmado fuentes del Ministerio del Interior.
Ambos diplomáticos se han dirigido a la zona para servir de enlace y hacer de intérpretes con los equipos de tierra y aéreos de la Gendarmería marroquí desplegados en la zona. Asimismo, tanto el ministro del Interior, Jorge Fernández Díaz, como la Embajada española continúan haciendo gestiones al más alto nivel para conseguir que el Gobierno marroquí autorice que medios españoles puedan colaborar en la búsqueda.
La Gendarmería marroquí ha desplegado todos los medios a su alcance y ha desplazado helicópteros a la zona pero, según informan las mismas fuentes, la presencia de una niebla intensa y el hecho de ser una zona de difícil acceso están complicando la búsqueda.
Los tres desaparecidos, de los cuales dos son agentes de la Policía Nacional en Madrid y Almería, formaban parte de un grupo de nueve que se dirigía de viaje al sur de Marruecos, entre Marrakech y Uarzazate, en una zona montañosa de muchas cuevas. El grupo se separó temporalmente y, como no volvieron a encontrarse, el jefe de la expedición alertó al Consulado español y la Gendarmería marroquí en Casablanca.