Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Díaz Ferrán y sus socios tendrán que pagar los 400 millones de la quiebra de Marsans

El Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid ha condenado a Díaz Ferrán, a los herederos del que fuera su socio, el fallecido Gonzalo Pascual y a Ángel de Cabo a pagar los 400 millones de euros de deuda de Viajes Marsans. El expresidente de la CEOE, además, queda inhabilitaddo por un plazo de 15 años para representar o administrar bienes ajenos o para representar o administrar a cualquier persona, tras calificar como culpable el concurso del grupo turístico.

En su sentencia, emitida el 13 de junio, condena conjunta y solidariamente a Gerardo Díaz Ferrán y a los herederos del que fuera su socio al frente del grupo turístico Gonzalo Pascual, a cubrir en su integridad el déficit patrimonial de Viajes Marsans y a ellos y a Posibilitum Business, de forma conjunta, a cubrir el 40% del pasivo y de la totalidad de los créditos.
Los administradores concursales de Viajes Marsans cifraron el 'agujero' patrimonial de Marsans en 373 millones de euros, según el Tribunal Superior de Justicia de Madrid, déficit que no incluía los créditos contra la masa.
El déficit patrimonial es de 271 millones de euros tan solo para Viajes Marsans, que cuenta con 11.409 acreedores y un pasivo de 552 millones frente a un activo de 281 millones de euros.
La juez titular del Juzgado de lo Mercantil número 12 de Madrid, Ana María Gallego Sánchez, declaró el concurso necesario de Viajes Marsans el pasado 25 de junio de 2010, presentado por una decena de acreedores de la compañía, pero mantendrá cautelarmente a los actuales propietarios, la sociedad Posibilitum Bussiness.
El empresario Díaz Ferrán, en prisión de Soto del Real desde el 5 de diciembre de 2012 por la operación Crucero, señaló cuando abandonó su cargo al frente de la CEOE . "Mi futuro será del de siempre, voy a seguir siendo empresario hasta el final", dijo entonces.