Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Desarticulada una organización criminal que explotaba sexualmente a mujeres de nacionalidad china

Agentes de la Policía Nacional han detenido en Barcelona y en Girona a cinco miembros de una organización criminal dedicada a la trata de mujeres de nacionalidad china para su posterior explotación sexual en pisos de Barcelona y Girona.
A través de un comunicado, la Policía ha informado de la situación de las víctimas, que residían en los mismos pisos en los que eran explotadas, en los que debían estar disponibles durante 24 horas al día y de los que no podían salir, teniendo absolutamente coartada su libertad de movimiento.
Únicamente se pudieron constatar salidas de las víctimas, aseguran los agentes, cuando eran intercambiadas por los proxenetas entre los distintos pisos de la organización, con el fin de variar la oferta disponible para los clientes e incrementando así los beneficios obtenidos de su explotación.
EXPLOTADAS 24 HORAS AL DÍA
La investigación comenzó hace casi un año a raíz de la detención de dos ciudadanos chinos en La Línea de la Concepción (Cádiz) que viajaban hacia Gibraltar con pasaportes falsificados de Malasia. La búsqueda les llevó hasta una organización que traficaba con mujeres chinas para su explotación sexual.
La rama de la organización asentada en España estaba compuesta por tres mujeres de nacionalidad china y dos varones --uno chino y otro español-- que se encargaban de realizar todas las gestiones necesarias para el control de dos domicilios en Barcelona y de otro en la localidad de Figueres (Girona) en los que explotaban a las víctimas.
En sendas viviendas se intervino diverso material informático, numerosos teléfonos móviles, cuadernos y agendas, --cuyo contenido está siendo analizado--dinero en efectivo y material propio para el ejercicio de servicios sexuales.
En estos edificios, los detenidos también se encargaban de realizar la selección, distribución y reparto de las víctimas entre sus diversos clientes, además de atender personalmente los números de teléfono asociados a las páginas web en los que anunciaban los servicios sexuales que ofrecían.
Esta operación, informan los responsables, se enmarca dentro del Plan de la Policía Nacional contra la Trata de Seres Humanos con Fines de Explotación Sexual, puesto en marcha en 2013, y que dio lugar a la creación de la Brigada Central contra la Trata de Seres Humanos, adscrita a la Comisaría General de Extranjería y Fronteras de la Policía Nacional.