Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Una misma persona estaría detrás de los avisos de bomba a varios medios

Desalojado el edificio de 'El País' en Madrid por un paquete sospechosoInformativos Telecinco

Una falsa alarma ha provocado el desalojo este miércoles de varias sedes de medios de comunicación en la capital, como la de 'El País', en la calle Miguel Yuste, la de 'Libertad Digital' y 'esRadio', en Juan Esplandiu; o la de '20 minutos' y 'El Economista', en Condesa de Venadito. La Policía sospecha los avisos son obra de una misma persona.

Fuentes policiales han informado de que las llamadas en las que anunciaba la colocación de un artefacto explosivo eran similares así como los propios paquetes hallados también tenían las mismas características. Los avisos de bomba se han visto amplificados este miércoles debido al atentado en Francia contra un revista satírica que había publicado viñetas de Mahoma y que se ha saldado al menos con doce muertos.
Una falsa alarma ha provocado el desalojo durante una hora del edificio de 'El País' en Madrid, según han confirmado fuentes de la Policía Nacional a Europa Press, así como el propio diario en su cuenta de Twitter @el_pais. "EL PAÍS, desalojado durante una hora por un paquete sospechoso. La policía confirma que ha sido una falsa alarma", detallaba el diario en esta red social.
El desalojo en este edificio de la calle Miguel Yuste ha tenido lugar poco antes de las 15.00 horas por la presencia de un paquete sospechoso, según confirmaron fuentes de este periódico.
Posteriormente, alrededor de las 15.45 horas, también han sido desalojas las sedes que comparten en la capital 'Libertad Digital' y 'esRadio', así como la de '20 minutos' y 'El Economista', por la presencia de varios paquetes sospechosos aunque finalmente también se ha tratado de una falsa alarma, según han añadido las fuentes policiales consultadas.