Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Departamento financiero de Madrid Calle 30 dice que modelo económico "está mal" y lleva a sobrecostes

El jefe del departamento financiero de Madrid Calle 30, Jesús Jiménez Allen, ha calificado de "errores" diversas actuaciones que han generado sobrecostes --algunos cifrados por el actual presidente de la sociedad mixta, Carlos Sánchez Mato, en 43 millones de euros-- y todo como resultado de un modelo económico-financiero que "está mal", como puede comprobar "cualquiera que sepa sumar".
Después de explicar en la segunda sesión de la comisión de investigación sobre Calle 30 que él es técnico y que por encima tiene unos responsables, Jiménez Allen, que lleva trabajando en la empresa desde 2004, ha revelado que sus jefes le pidieron que "no entrara en detalles" cuando en las certificaciones los datos que se aportaban no eran exactos. "Había partidas en las que en un mes se ponía en las certificaciones cien ventiladores y al siguiente mes cero. Nos costaba llevar el inmovilizado", ha reconocido.
También ha apuntado que se han pagado facturas al socio privado, EMESA, fuera del contrato de mantenimiento, al tiempo que ha confirmado que en el modificado de 2007 se pidió un reequilibrio por parte del Ayuntamiento pasando de abonar 12 millones de mantenimiento a 23. El presidente del consejo de administración y delegado de Economía y Hacienda, Carlos Sánchez Mato, ha ironizado con el hecho de que Madrid "pidiese que se le cobrara el doble" y ha arremetido contra la "laxitud" de quien paga con el dinero de todos.
El responsable financiero ha descrito como "error" el modelo económico-financiero de la empresa y, concretamente, que las inversiones se repartieran a lo largo de 20 años cobrando un 5,5 por ciento de interés aunque, en la práctica, dicho calendario de inversiones se amplía a más años por decisión de sus superiores, "que no han querido venir a la comisión", en palabras de Sánchez Mato. "No se me ocurre otra cosa que no sea un error", ha contestado Jiménez Allen. El delegado ha contestado que ese sobrecoste se traduce en 43 millones de euros.