Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Dastis percibe menos tensión con Portugal por Almaraz y dice que Bruselas tendrá la última palabra

La tensión con Portugal por la construcción de un almacén de residuos nucleares para la central de Almaraz (Cáceres) "se ha aliviado" después de la reunión mantenida la semana pasada por los ministros de Medio Ambiente de los dos países, ha afirmado este jueves el jefe de la diplomacia española, Alfonso Dastis.
En un desayuno informativo del Foro de la Nueva Economía, Dastis ha indicado no obstante que la última palabra sobre el asunto la tendrá la Comisión Europea, que, a instancias de Portugal, deberá aclarar si los planes de España son conformes a la legislación europea o si ha de hacerse "alguna adaptación".
El Gobierno portugués presentó una queja formal a Bruselas porque las obras comenzarán sin que se haya hecho un estudio sobre su impacto ambiental transfronterizo. Los detractores del proyecto temen una posible contaminación de las aguas del río Tajo, a cuya orilla se encuentra la central, situada a unos 80 kilómetros de la frontera con Portugal.
En cualquier caso, Dastis ha manifestado la voluntad española de tratar este asunto "como buenos vecinos" y con el interés de mantener la excelente relación bilateral entre los dos países.
El jefe de la diplomacia ha indicado que el Gobierno español no cree que la construcción del almacén vaya a tener efectos medioambientales perjudiciales para Portugal no sólo por la distancia que hay hasta la frontera, sino también por cómo está diseñando y se va a hacer el proyecto.