Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

C's pide a Rajoy que no haya trato bilateral con el Govern y que impida "otro 9N"

El portavoz de C's en el Parlament, Carlos Carrizosa, ha pedido este jueves al presidente del Gobierno central, Mariano Rajoy, que se relacione con el Govern en espacios de negociación autonómicos como la Conferencia de Presidentes y no con reuniones bilaterales, y que impida con todos los mecanismos jurídicos a su alcance "otro 9N".
En rueda de prensa en el Parlament, ha dicho que el presidente de la Generalitat, Carles Puigdemont, debería acudir a la Conferencia de Presidentes Autonómicos que se celebrará el día 17 en el Senado para defender los intereses de los catalanes, en vez de pedir que Rajoy le reciba "a parte".
Puigdemont ha asegurado este jueves que ve posible reunirse antes de que acabe enero con Rajoy y que insistirá en pactar con él un referéndum, algo que Carrizosa no comparte porque cree que ambos dirigentes deberían hablar de lo que afecta a todos los catalanes y no sólo de la independencia: "Le pido a Rajoy que le diga a Puigdemont que no se va a poder celebrar otra nueva consulta como el 9N".
Según ha apuntado, en noviembre de 2014 hubo "un pacto entre Artur Mas y Rajoy" para permitir la celebración de una consulta, algo que a su juicio no puede volver a repetirse y que el Estado debe impedir recordando a los funcionarios sus obligaciones e impidiendo la cesión de llaves de edificios públicos a voluntarios.
EFECTIVO Y VINCULANTE
Puigdemont también se ha comprometido este jueves a celebrar un referéndum efectivo y vinculante aunque finalmente no pueda pactarlo con el Estado, y Carrizosa le ha instado a explicar "cómo lo hará para que no sea igual que el 9N".
Sobre el futuro de Puigdemont en el PDeCAT, ha dicho que no quiere inmiscuirse "en las dificultades que está pasando" la formación, y ha considerado que el verdadero problema de la antigua CDC no es la falta de candidatos sino de un proyecto que represente a todos los catalanes.
Asimismo, ha dicho que aunque CDC "se haya cambiado el nombre, no conseguirá que se borren estos 30 años se saqueo a las arcas públicas", y ha augurado que 2017 será el año judicial del PDeCAT porque varios exdirigentes se enfrentan a juicios por presunto enriquecimiento ilícito.