Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Crsitina Cifuentes: "Me voy muy triste. Me da una pena horrorosa dejarlo"

Cristina Cifuentes visita la Unidad de Prevención y Reacción de la Policía NacionalEFE

La delegada del Gobierno en Madrid, Cristina Cifuentes, ha anunciado este lunes que dejará su cargo a mediados de abril, una vez que su candidatura a la Presidencia de la Comunidad de Madrid por el PP se haga oficial y se publique en los boletines.

Tras su visita a la Unidad de Prevención y Reacción (UPR) de la Policía Nacional, en su primer acto público tras ser nombrada candidata regional, Cifuentes ha señalado que durante este mes de transición le gustaría dejar las cosas pendientes de la Delegación organizadas para que así se las encuentre la persona que le sustituya.
Una persona que tendrá que elegir el presidente del Gobierno. Ella ha apuntado que cuenta con un gran equipo y una excelente subdelegada y que dará ideas de nombres si le preguntan.
La candidata ha asegurado que este periodo de transición le requeriría un "esfuerzo suplementario para seguir trabajando y resolviendo día a día los asuntos de la Delegación y sacar tiempo para ir pensando el tipo de campaña que se quiere hacer, pensar equipos y lo que supone una campaña, que es muchísimo".
"Tengo una gran capacidad de trabajo. Sé que lo voy a poder hacer. Estoy muy ilusionada por el reto y si un trabajo de estas características se hace con ganas e ilusión el resultado será importante", ha dicho.
Eso sí, Cifuentes ha reconocido que aunque está "muy ilusionada por el reto importantísimo" que es ser la cabeza de lista del PP en las elecciones regionales madrileñas, se va "muy triste" de la Delegación del Gobierno.
"A mí me resulta muy difícil pensar que alguna vez en mi vida política pueda llegar a tener un cargo que suponga mayor honor y orgullo que haber sido la jefa de la Policía y de la Guardia Civil. He visto colmadas mis expectativas. Me voy muy triste. El trabajo en la Delegación es muy duro, extenuante, donde no hay sábados ni domingos. Las cosas que ocurren muchas veces no son gratas. Sin embargo, para mí estos tres años y unos meses, accidente incluido, han sido los mejores años de mi vida. He disfrutado muchísimo trabajando con las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado y los funcionarios de la Delegación. Me da una pena horrorosa dejarlo", ha explicado.
La todavía delegada del Gobierno ha reconocido que le hubiera gustado concluir la legislatura en la calle Miguel Ángel pero "cuando uno está en política tiene que ir donde a uno se le diga". "Me han pedido que asumiera este reto y para mí es algo que hago de buen grado, encantada y con muchísimo orgullo", ha concluido.