Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cotino, ante el juez para declarar por presunta prevaricación en la visita del Papa en 2006

El expresidente de las Corts Valencianes y exconseller de Agricultura, Juan Cotino, ha llegado al Tribunal Superior de Justicia valencianoEFE

El expresidente de las Corts valencianes y exconseller de Agricultura, Juan Cotino, ha afirmado que "nunca" ha contratado "nada" con la trama Gürtel, al tiempo que ha asegurado que no dio ningún tipo de indicación al respecto al que fuera director de Radio Televisión Valenciana (RTVV) Pedro García.

Cotino ha realizado estas manifestaciones a los medios tras declarar por la pieza 4 del caso Gürtel, en la que se investigan presuntas irregularidades en la contratación de RTVV con Teconsa por el suministro de pantallas de vídeo, sonido y megafonía relacionadas con la visita del Papa Benedicto XVI a Valencia en 2006 para el V Encuentro Mundial de las Familias (VEMF).
A su salida del tribunal, el exdirigente 'popular' ha negado cualquier tipo de irregularidad en su actuación con la visita del Papa y ha instado a que "si alguien ha cometido algún delito, que lo juzguen y lo pague".
A Cotino, quien renunció a su cargo en el parlamento valenciano el 13 de octubre, le esperaban extrabajadores de Radio Televisión Valenciana (RTVV), que le han recibido a las puertas del juzgado con pancartas en las que se podía leer 'Cotino, no era fe, era negocio'; 'Prevaricación valenciana' y haciendo sonar la sintonía del conocido programa televisivo de Canal 9 'La paella russa' en la que se decía 'A ganar dinero, ¿dónde está, dónde está?'.
La Fiscalía Anticorrupción atribuye al expresidente de las Corts posibles delitos de prevaricación, tráfico de influencias, malversación de caudales públicos y cohecho, al entender que participó "activa y regularmente" en la organización de la visita del Papa, y que contactó con uno de los presuntos cabecillas de la trama Gürtel para que su empresa, Orange Market, fuera adjudicataria. El proyecto finalmente recayó en Teconsa aunque Álvaro Pérez y la "rama valenciana" del grupo fueron parte de los beneficiarios.