Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Cospedal visita el centro de operaciones desde el que la OTAN controla el espacio aéreo del flanco sur de la Alianza

La ministra de Defensa, María Dolores de Cospedal, ha visitado este miércoles el Centro de Operaciones Aéreas Combinadas que la OTAN tiene situado en la base aérea de Torrejón de Ardoz (Madrid), desde donde controla el espacio aéreo del flanco sur de la Alianza.
En su visita, la ministra ha recibido los honores de ordenanza correspondientes y recibido una presentación sobre el CAOC-TJ ofrecida por su jefe, general de división del Ejército del Aire Rubén García Servet.
A continuación, ha firmado en el libro de honor y después se ha trasladado hasta la sala de operaciones donde el director de operaciones aéreas, general de brigada Antonio Blanco, ha expuesto una conferencia sobre incidentes reales de defensa aérea en tiempo de paz.
Por último, Cospedal ha conocido las nuevas instalaciones de mando y control del Centro de Operaciones y ha finalizado su visita en las instalaciones del hangar del 47 Grupo del Ejército del Aire.
Tras la Cumbre de Lisboa de 2010, la OTAN estableció dos Centros de Operaciones bajo el Mando Aéreo de la OTAN, con base en Ramstein (Alemania). El primero de ellos está ubicado en la localidad alemana de Uedem, responsable del flanco norte de la Alianza, y el segundo es el de la base de Torrejón.
El nuevo CAOC-TJ amplió así considerablemente la zona de vigilancia aérea --desde las islas Canarias hasta Turquía y desde las Azores hasta Rumanía-- al integrar las capacidades de los cinco antiguos centros de la región sur.
En total, está compuesto por 185 efectivos procedentes de 16 naciones aliadas y su misión es planear, dirigir, coordinar, supervisar, analizar e informar sobre las operaciones de defensa aérea de los medios asignados en tiempo de paz.
También tiene la capacidad de poder activarse para contribuir a la gestión de crisis y conflictos como parte del componente aéreo de una operación, independientemente de su procedencia.