Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

El Gobierno pide prudencia ante el aviso de PSOE de vetar a Cañete como comisario

Consejo de MinistrosEFE

La vicepresidenta y portavoz del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha pedido "prudencia" ante el proceso que se abre de elección de nuevos comisarios europeos y acerca de la campaña del PSOE contra las posibilidades de Miguel Arias Cañete, y ha agregado que "debe primar el interés general de España".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría no ha querido dar su opinión sobre la situación en la que podría estar el candidato del PP a las elecciones europeas si el Gobierno lo propone como comisario español, tras la acusación de machista que mantiene contra él el PSOE. La número uno socialista, Elena Valenciano, ha recordado que Italia ya retiró a un aspirante, Rocco Buttiglione, por comentarios machistas y homófobos.
"No adelantemos acontecimientos", ha sido la primera respuesta de la vicepresidenta al ser preguntada por el asunto. Ha recordado que la discusión sobre la nueva Comisión Europea arrancará tras las elecciones del domingo y "llevará su tiempo". "Esto, paso a paso", ha recalcado.
Pero dicho esto, ha hecho un llamamiento "a todo el mundo a la prudencia". "En términos generales, debe primar en este proceso el interés general de España", ha agregado.
La vicepresidenta no ha querido opinar sobre el tono de la campaña, si ha sido limpia o no, si resultará útil para movilizar el voto el próximo domingo y sobre lo que se le ha preguntado. Se ha limitado a lanzar una reflexión sobre las causas de la abstención, que se anuncia muy elevada.
"Tenemos todos que reflexionar por qué, si como es cierto más del 70 por ciento de las decisiones se toman en Bruselas, no somos capaces de transmitir la importancia de esa decisión", ha dicho, y ha asegurado que los próximos cinco años deben servir para "que vaya calando la trascendencia" de los asuntos europeos.