Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Sáenz de Santamaría: "El que tiene que hablar es el presidente del Gobierno"

Soraya Sáenz de SantamaríaEFE

La vicepresidenta del Gobierno, Soraya Sáenz de Santamaría, ha asegurado este viernes que es el jefe del Ejecutivo, Mariano Rajoy, el que tiene la facultad de nombrar y cesar ministros y ha recalcado que los demás pueden expresar su opinión, pero "no deciden". En cuanto a si la sustitución de su subsecretario de Presidencia, Jaime Pérez Renovales, supondrá más cambios en su Departamento, en áreas como la Portavocía, ha respondido tajante: "No vea más que lo que hay".

En la rueda de prensa posterior al Consejo de Ministros, Sáenz de Santamaría ha anunciado el cese del subsecretario de Presidencia del Gobierno, Jaime Pérez Renovales, estrecho colaborador suyo que deja el Ejecutivo a petición propia después de tres años y medio de trabajo, tiempo en el que ha impulsado reformas como la de las Administraciones Públicas. Le sustituye Federico Ramos de Armas, que deja la Secretaría de Estado de Medio Ambiente.
Al ser preguntada si este cambio en su Departamento implicará más cambios en sus tareas, como la que desempeña de portavoz del Gobierno, Sáenz de Santamaría ha contestado: "No vea más que lo que hay". Eso sí, a renglón seguido ha subrayado una vez más que los cambios en el Ejecutivo corresponden en exclusiva al presidente del Gobierno.
"Es una decisión del presidente del Gobierno, ésa y la de convocar elecciones. Los demás, si quieran pueden opinar, como no deciden, pueden acertar o equivocarse. Yo soy de las que prefiero que hable quien tenga que hablar, que es el presidente del Gobierno y cuando lo haga se transmitirá", ha manifestado cuando se le ha preguntado si le inquieta un cambio inminente en el Gobierno.
En cuanto a si el jefe del Ejecutivo, que anunció este jueves los cambios en el PP, se ha dirigido a los ministros para confirmarles en sus puestos y lanzarles un mensaje de tranquilidad, Sáenz de Santamaría ha recalcado que las deliberaciones del Consejo de Ministros "son secretas", tanto en este tema como en cualquier otro. "Y mire, yo ni conozco ni puedo hablar de conversaciones privadas del presidente del Gobierno", ha apostillado.
Al ser preguntada si se va a llevar a cabo medidas para mejora la coordinación con el partido, después de que algunos de los cambios que anunció Rajoy este jueves ante el Comité Ejecutivo del PP vayan en ese sentido, Sáenz de Samtamaría ha señalado que los miembros del Ejecutivo están a la "máxima disposición" del partido para trabajar. "Ahora con más intensidad porque hay generales", ha agregado.
Según ha explicado, como miembros del Gobierno actúan siguiendo un principio de lealtad institucional y de cooperación con "todo tipo de instituciones". Eso sí, ha añadido que también están a "disposición del PP" para "las tareas que ahora comienzan, en las cuáles los distintos miembros del Gobierno que no son del partido tienen mucho que aportar".
Techo de gasto
Santamaría ha explicado que el próximo viernes se aprobará el techo de gasto y después se llevará a las Cortes para que le den el vito bueno a lo largo del mes de julio.
No ha querido avanzar ninguna cifra, pero sí ha dicho que las cuentas se plantean en un momento "bastante diferente" al de años anteriores, con la economía creciendo y creando empleo y la recaudación al alza, lo que permitirá encarar decisiones que al inicio de la legislatura no se podían tomar.
A su parecer, se ha pasado de unos Presupuestos "al borde del rescate" a una situación en la que las medidas que ha puesto en marcha el Gobierno están "surtiendo efectos" y permitiendo que el PIB crezca. "
Preguntada por si las cuentas podrán ser aprobadas y no sólo presentadas antes de las elecciones, Santamaría ha asegurado que lo que no harán es lo que hizo el PSOE en 2011, cuando adelantó los comicios para no elaborar un Presupuesto ante la inminencia de un posible rescate.