Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

La Policía del Congreso niega que se desnudarse a una invitada del PSOE

El comisario jefe de la comisaría que la Policía Nacional tiene en el Congreso ha negado, en un informe remitido al presidente de la institución, Jesús Posada, que el pasado miércoles las agentes que le aplicaron el protocolo que se sigue antes de permitir el acceso al hemiciclo obligaran a desnudarse a la profesora de la Universidad de Alicante, Mar Esquembre, que había sido invitada por el Grupo Socialista para presenciar la sesión plenaria, antes de autorizarla a acceder al hemiciclo. El Grupo Socialista se ha apresurado a restar veracidad a este informe y sigue creyendo la denuncia que en su día presentó Esquembre.

El comisario jefe de la comisaría que la Policía Nacional tiene en el Congreso ha negado, en un informe remitido al presidente de la institución, Jesús Posada, que el pasado miércoles las agentes que le aplicaron el protocolo que se sigue antes de permitir el acceso al hemiciclo obligaran a desnudarse a la profesora de la Universidad de Alicante, Mar Esquembre, que había sido invitada por el Grupo Socialista para presenciar la sesión plenaria, antes de autorizarla a acceder al hemiciclo.
Con este informe  el comisario jefe cumple el requerimiento de información que le realizó Posada después de recibir una queja del Grupo Socialista por el trato que había denunciado Esquembre, quien acusó a las policías de obligarla a quitarse la blusa, y bajarse los pantalones hasta los tobillos, quedándose en ropa interior. El presidente del Congreso ya ha remitido el texto a todos los portavoces parlamentarios que podrán tratar el asunto el próximo martes en la reunión de la Junta de Portavoces.
Según explica la Policía, esta persona fue sometida al mismo control que se aplica a "todos los invitados de los diferentes grupos parlamentarios que asisten en calidad de público a la tribuna del hemiciclo".
Un apellido no casaba
El informe relata que la profesora de la Universidad de Alicante se presentó en el control de acceso explicando que había sido invitada por el primer partido de la oposición, pero el nombre que constaba en su DNI (Mar Esquembre Valdés), no coincidía con el que aparecía en el listado de invitados que había redactado el Departamento de Protocolo (Mar Esquembre Cerdà).
El texto remitido a Posada detalla que "los funcionarios policiales realizaron las gestiones pertinentes hasta comprobar que se trataba de la misma persona", y, a partir de ahí, "como viene siendo habitual desde hace mucho tiempo", recalca el comisario, los agentes procedieron con Esquembre "según el protocolo establecido".
Este protocolo consiste en identificar a la persona mediante exhibición del documento válido que acredite su personalidad, recoger y custodiar su teléfono móvil u otros dispositivos electrónicos que pudiera portar y realizar un "chequeo visual y superficial de su vestimenta, con el fin de comprobar que no portan objetos o instrumentos contrarios a la seguridad o al orden del recinto parlamentario".
"Siguiendo con el protocolo establecido --continúa el informe-- se la hizo pasar a un cuarto anejo al control de acceso, acompañada por dos mujeres policías, con la finalidad de comprobar que las prendas que vestía esta persona no poseían logos ni inscripciones reivindicativas".
El comisario deja claro que ese control "no comporta habitualmente, ni se produjo en este caso", según lo aportado documentalmente por las dos mujeres policías, "que la persona afectada deba desprenderse de sus prendas de vestir (quitándose jerséis o camisas, bajándose los pantalones, etc)".
Se despidió "cordialmente" de los policías
Tras someterla a los citados controles, se permitió el acceso de Esquembre a la Tribuna de Público "continuándose con los procedimientos habituales de control", según reza el informe policial. La profesora se había quejado de que, después del exhaustivo cacheo al que, dice, fue sometida, una agente había permanecido sentada a su lado durante todo el tiempo que estuvo en el hemiciclo.
La Polícía también apunta que, al abandonar la Cámara, la invitada del Grupo Socialista "se despidió cordialmente de la Policía de servicio" y deja claro que el procedimiento que se le aplicó es el mismo que se sigue "habitualmente, con independencia del sexo o la condición de la persona visitante".
Con este último apunte, el comisario jefe da respuesta al Grupo Socialista, que había preguntado a Posada si se sigue el mismo protocolo con todos los invitados independientemente de quién les invite y sobre, todo si se aplican normas distintas para el acceso de hombres y de mujeres, ya que "no es justificable que a las mujeres se les obligue a desvestirse completamente para poder acceder a la tribuna".
En declaraciones en el Congreso, la portavoz del Grupo Socialista, Soraya Rodríguez, denunció que el especial celo que, según Esquembre, tuvo con ella la Policía tenía que ver con lo sucedido una semana antes, cuando tres activistas de FEMEN interrumpieron la sesión plenaria gritando, a pecho descubierto, el "aborto es sagrado", consigna que también llevaban escrita en el torso.
El Grupo Socialista no se cree el informe
El Grupo Socialista sigue creyendo la denuncia que planteó la profesora de la Universidad de Alicante Mar Esquembre asegurando que dos agentes de la Policía del Congreso le obligaron a desnudarse antes de poder presenciar como invitada una sesión de control, desoyendo así el informe que el comisario de la institución parlamentaria ha enviado al presidente de la Cámara, Jesús Posada.