Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

Solo el PP vota en el Congreso la cotización de las retribuciones en especie

El PP se ha quedado este miércoles solo en el Pleno del Congreso en la defensa del decreto ley de Medidas para favorecer la contratación estable y mejorar la empleabilidad de los trabajadores que, entre otras cosas, incluye la decisión de que empresarios y trabajadores tengan que cotizar también por las retribuciones que reciben en especie.

Así, sólo los 'populares' han votado a favor de la convalidación de la norma, que finalmente no se tramitará como proyecto de ley como pedía la oposición, frente al rechazo cerrado de PSOE, Izquierda Plural (IU-ICV-CHA), UPyD, CiU, PNV y el Grupo Mixto, que temen que la medida sobre retribuciones en especie cause más paro y nuevas caídas salariales, y que también creen que el resto de modificaciones supone una nueva vuelta de tuerca de la reforma laboral y que precarizará más la contratación.
Sin embargo, la ministra de Empleo, Fátima Báñez, ha insistido en que la obligación de cotizar por conceptos salariales en especie --aportaciones a fondos de pensiones, vales de comida, seguros médicos, etc.-- es "justa, equilibrada, necesaria y urgente". Según los cálculos de su departamento, sólo esta medida permitirá incrementar en 900 millones de euros anuales los ingresos de la Seguridad Social.
Contratos a tiempo parcial
Junto con los cambios en la cotización de las retribuciones en especie, el decreto ley plantea cambios en los contratos a tiempo parcial, que ahora tendrán prohibidas las horas extraordinarias aunque podrán realizar más horas complementarias (el 30% o hasta el 60% si se pacta en convenio), sin tope máximo, siempre que el contrato sea de al menos diez horas semanales de promedio. En el caso de contratos indefinidos a tiempo parcial las horas complementarias podrán sumar hasta el 90% de la jornada.
En relación también con el contrato a tiempo parcial, se permitirá esta formulación en el contrato de apoyo a emprendedores para las empresas de menos de 50 trabajadores y se potenciará este tipo de contratación con vinculación formativa para los jóvenes menores de 30 años.
También se obliga a registrar día a día la jornada de trabajo ordinaria o complementaria para facilitar la labor de la Inspección, y se reduce de siete a tres días el plazo obligatorio de preaviso de modificación del horario laboral, un aspecto que ha provocado las críticas de IU-ICV-CHA, cuyo portavoz laboral, Joan Coscubiela, ha asegurado que este decreto da "un paso más en la precariedad laboral" y en la "agresión a las mujeres y su derecho a trabajar y tener vida propia".
"Este decreto dificulta aún más eso al permitir prolongar la jornada con tres días de preaviso. Destacadas profesoras y catedráticas de Derecho del Trabajo se preguntan hasta cuándo el Gobierno continuará machacando a las mujeres con su política laboral y hasta cuándo pisoteará los derechos de las mujeres trabajadoras", ha añadido, en rueda de prensa.
No obstante, para fomentar la conciliación familiar y laboral el decreto del Ejecutivo amplía en cuatro años el periodo de tiempo en el que los trabajadores pueden solicitar una reducción de jornada para el cuidado de los hijos, de modo que se cubra hasta los doce años de edad del menor.
Equiparacioón de cotizaciones
La norma equipara, por otra parte, la cotización empresarial por desempleo de los contratos temporales a tiempo parcial con la de los de jornada completa, con un tipo único del 6,70%. Asimismo, se equipara la cuantía de la bases mínima de cotización para determinados trabajadores autónomos, elevando la cotización mínima de los afiliados al Régimen Especial de Trabajadores Autónomos (RETA) de la Seguridad Social societarios o que tengan más de diez trabajadores.
Con este decreto, el Gobierno también potencia la distribución irregular del tiempo de trabajo, al permitirse compensar los excesos o defectos de jornada en una 'bolsa de horas' más allá del año; limita a un mes el periodo de prueba en los contratos temporales de seis meses de duración para acabar con una laguna legal; y se autoriza a las empresas de trabajo temporal a celebrar contratos en prácticas para la puesta a disposición de las empresas usuarias.
También se prorroga hasta final de año la posibilidad de celebrar contratos para la formación y el aprendizaje en materias en las que no existe título de formación profesional o certificado de profesionalidad, ni centros formativos disponibles para su impartición.