Utilizamos cookies propias y de terceros para mejorar nuestros servicios, analizar y personalizar tu navegación, mostrar publicidad y facilitarte publicidad relacionada con tus preferencias. Si sigues navegando por nuestra web, consideramos que aceptas su uso. Puedes cambiar la configuración u obtener más información aquí.

En Comú emplaza al Gobierno a promover que los ayuntamientos puedan realizar consultas ciudadanas sin su autorización

En Comú Podem ha registrado una proposición no de ley en el Congreso con la que emplaza al Gobierno de Mariano Rajoy a promover los cambios necesarios para que los ayuntamientos puedan aprobar la convocatoria de consultas ciudadanas sin la autorización expresa del Ejecutivo con el fin de "mejorar la democracia y la autonomía local".
En concreto, la iniciativa, que lleva la firma del diputado Fèlix Alonso, plantea modificar el artículo 71 de la Ley de Bases de Régimen Local para que los consistorios puedan someter a consulta popular los asuntos de competencia municipal sin tener el visto bueno del Gobierno.
El diputado catalán, que también ha presentado una batería de preguntas en este mismo sentido, ve necesario que el Ejecutivo ratifique el Protocolo Adicional de la Carta Europea de la Autonomía Local, como recomendó en febrero de 2013 el Congreso de Poderes Locales y Regiones de Europa y la Federación de Municipios.
Y es que, según ha criticado, el Gobierno no sólo no ha firmado dicho protocolo adicional, sino que la reforma de la Administración Local aprobada va en sentido "totalmente contrario", lo que ha provocado la presentación de múltiples recursos ante el Tribunal Constitucional por parte de comunidades autónomas y municipios.
ES UN "ATRASO"
Alonso considera que las demandas de En Comú son "necesarias" para mejorar la calidad democrática del poder local, dado que en la actualidad los municipios han de pedir permiso al Gobierno para hacer cualquier consulta pese a que los temas sean estrictamente locales.
A su juicio, los consistorios deben poder resolver sus temas municipales "de la manera que consideren", sin la necesidad de tener que esperar una respuesta favorable del Gobierno, lo cual considera un "atraso". "No se puede permitir que un canal de participación tan singular e importante sólo pueda ser utilizado bajo la tutela del Gobierno del Estado", sostiene.